Zika en el embarazo, consejos para prevenirlo

Zika en el embarazo con mujer joven

El zika en el embarazo se ha convertido en uno de los temas que más preocupan a las mujeres en los últimos meses. Si bien ya es habitual que las embarazadas tengan que estar atentas a multitud de factores para asegurarse de que su niño no sufre ningún tipo de efecto adverso, parece como si a medida que pasara el tiempo cada vez hubiera más cosas a las que prestar atención. Y el virus del zika es una de ellas. Casos recientes muy preocupantes que han dado la vuelta al mundo han demostrado que se le debe tener un alto volumen de respeto, puesto que se han registrado incidentes muy nocivos para la salud de las madres y de sus hijos.

Dentro del miedo que transmite solo su nombre, el aspecto positivo acerca del virus del zika es que existen una serie de recomendaciones que las embarazadas pueden tener en cuenta para mantenerse lo más alejadas del mismo como pueda ser posible. Así se podrá evitar cualquier tipo de consecuencia negativa para el niño, algo que en especial preocupa mucho a las madres del mundo entero.

Zika en el embarazo, un problema reciente

Uno de los grandes miedos que se tienen en relación al zika en embarazadas es que no existe ningún tipo de tratamiento o vacuna que pueda ayudar a acabar con el virus. Esto implica que el mejor remedio en todo tipo de casos es reforzar los niveles de prevención para que nunca llegue a producirse un incidente en el cual el zika se manifieste primero en la madre y después en el niño.

El zika es un virus terrible por el mero factor de que es difícil detectarlo de manera previa. Sus síntomas no son nada preocupantes. Las madres pueden enfermar, pero no hay nada que lleve a pensar que se trata de algo alejado del resfriado común. Esto evita que las embarazadas acudan a urgencias y que aumenta el riesgo de que el virus pueda ser contagiado a su hijo. No obstante, aunque para la madre el zika puede no suponer ningún riesgo, dado que se suele controlar la infección de manera adecuada, para el niño simboliza algo totalmente opuesto.

El principal motivo de ello se encuentra en que el virus en embarazadas tiene efectos que pueden hacer que los niños desarrollen defectos al nacer. Significaría que el niño vendría al mundo con problemas de salud que a ningún padre le gusta ver que tienen sus hijos, por lo que se debe hacer todo lo posible para poner prevención al posible contagio. Es de ello de lo que os vamos a hablar a continuación.

Recomendaciones para prevenirlo

Si estáis embarazadas os pedimos que por favor tengáis en consideración estas recomendaciones que os proporcionamos. Muchas son obvias, pero otras hay casos en las que quizá no pensamos. Hagámonos a la idea de la importancia de velar por nuestros hijos incluso antes de que nazcan y así no tendremos de qué lamentarnos en el futuro.

En este contexto, recomendamos como factor imprescindible, que no viajemos a zonas del mundo donde se encuentra activo el zika. Sudamérica, el Caribe o las Islas del Pacífico están invadidas por el virus, así que si estáis embarazadas deberíais hacer todo lo posible por no viajar allí. Así mismo hay dos aspectos en los que habrá que concentrarse para evitar la infección: los mosquitos y las relaciones sexuales.

Pareja con zika en el embarazo

La picadura de mosquito es el principal medio de transmisión. No es nada extraño que un mosquito nos pique, así que tendríamos que reforzar nuestro estado de alerta para evitarlo. Por suerte, existen muchas técnicas que van a evitar que nos piquen los mosquitos y que podemos poner en práctica con un poco de esfuerzo. Por ejemplo, podemos recurrir a repelentes que hacen un buen trabajo y que no son perjudiciales para las mujeres que están en cinta. Por otro lado, aunque la temperatura quizá no acompañe, no está de más si nos planteamos muy seriamente la ropa con la que vestimos. Utilizar manga larga y pantalones que nos cubran lo máximo posible evitará que los mosquitos tengan espacio a través del cual picarnos. Si a esto le sumamos el uso del repelente seguro que nos sentimos mucho mejor preparadas ante la posible presencia de mosquitos.

Además de esto, por si dormimos en lugares donde haya muchos mosquitos o dejamos la ventana abierta debido al calor, por la noche tendremos que ser precavidas e intentar adoptar medidas. Una idea adecuada es que durmamos siempre debajo de una sábana que nos sirva como campo de protección. Lo mejor, sin duda, es dormir con el aire acondicionado enchufado en una habitación que pueda estar cerrada a cal y canto, pero entendemos que esto no siempre es posible por falta de recursos.

También os queríamos hablar, antes de acabar, de cómo el contagio de este virus se puede sufrir también a través de transmisión sexual.Uno de los principales problemas a la hora de alertar de esto es que los científicos todavía están investigando los entresijos de este método de contagio. Se sabe que el hombre puede transmitir el zika a una embarazada, así que en cierta manera la mejor opción para evitar este riesgo es no practicar el sexo durante este periodo. De hacerlo siempre es imprescindible que usemos preservativo y que tengamos mucho cuidado con el contacto con el esperma, puesto que las investigaciones no son concluyentes y los expertos no se ponen de acuerdo sobre cuánto tiempo puede aguantar el virus activo. Sea cual sea el caso, como os pedíamos antes, el zika en el embarazo se tiene que prevenir siendo, sobre todo, muy cuidadosas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz