Vuelta al trabajo, consejos y recomendaciones

Volver al trabajo

Se han acabado las vacaciones y eso significa la vuelta al trabajo. Nos mentalizamos para ello, pero aún así nos cuesta hacernos a la idea de que nos toca volver a la rutina después de haber estado tumbados a la bartola durante las últimas semanas. La playa ya solo es un recuerdo de ayer, un eco del pasado reciente al que nos intentamos remitir para tratar de recuperar esos días tan agradables que pasamos tumbados en la toalla disfrutando del sol. Todo eso queda atrás y lo que tenemos que hacer es ponernos manos a la obra para recuperar el ritmo, volver al día a día y preocuparnos de nuevo por esas pequeñas cosas que olvidamos estando de vacaciones. ¿Pero cómo lo conseguimos?

Vuelta al trabajo con una buena actitud

Los expertos dicen que lo más importante para volver al trabajo es tener una buena actitud. Si estamos pensando todo el rato “ya me toca volver al castigo” o “menudo rollo de vida” y otras cosas similares, no vamos a conseguir entrar bien en el entorno del trabajo. Por eso lo que debemos hacer es volver a nuestro interior y recapitular para conseguir cambiar la actitud que nos representa. En lugar de pesimismo, tristeza y depresión, habrá que adoptar como parte de nuestra personalidad un perfil optimista, positivo y lleno de energía. Para conseguirlo tenemos que tratar de visualizar la jornada que tenemos por delante de la mejor forma posible. Esto requerirá que busquemos lo más positivo del día que nos espera y que le pongamos una dosis de alegría a todo. De esta forma seguro que estas cosas nos cuestan mucho menos e incluso obtendremos mejores resultados.

Nos ayudará a que el día sea más fructífero y agradable que luzcamos una amplia sonrisa, que nos tomemos todo lo que ocurra a nuestro alrededor con una dosis de humor y que miremos atrás, a las vacaciones, con una nostalgia positiva y eufórica, pero no con pesimismo. Seguro que a nuestros compañeros de trabajo les alegra saber cómo hemos pasado estos días de descanso y a más de uno le encantará estar al tanto de las mejores anécdotas que nos hayamos reservado para contarles.

No te compliques en exceso

El retorno al trabajo puede ser un auténtico descontrol si no sabemos organizarnos. Todo se descontrola a nuestro alrededor porque hemos perdido el ritmo y el orden de la forma en la que trabajábamos antes. Es importante que intentemos recuperarlo todo ello en el menor tiempo posible. Lo primero que hay que hacer es pensar en todo lo que tenemos pendiente en la lista de tareas, en aquellas cosas imprescindibles en nuestra vuelta al trabajo y en lo que tiene una mayor o menor prioridad dependiendo de cada caso. Esto nos permitirá ser conscientes de nuestra situación y de la forma en la que habremos vuelto al trabajo. Habrá que tomarse cada tarea de manera independiente, dosificar y hacer las cosas con calma para que no nos tengamos que arrepentir de nada. Quizá esta vuelta se nos hace un poco escalonada, pero cuanto menos pensemos en ello más rápidamente nos llegaremos a ver de nuevo en el máximo nivel de productividad al cual podríamos optar.

Reunión de trabajo

Recuerda tu importancia

Durante las vacaciones es sorprendente, pero llegamos a tener consciencia plena de quiénes somos y de la importancia que tiene proporcionarnos satisfacción. Cuando volvemos al trabajo es como si hiciéramos un chasquido de dedos y se nos olvidara todo lo que hemos aprendido en el verano. Y eso es algo que no podemos permitir que ocurra. Para ello es bueno que seamos capaces de disfrutar de los pequeños detalles de la vida, que nos concentremos en nuestra afición y que hagamos cosas que nos diviertan también a lo largo del día. Seguro que podemos encontrar algún momento en la jornada laboral para que seamos nosotros quienes importen y no los clientes, los socios o los compañeros de trabajo con los que alternamos a diario.

Volver al trabajo de una manera correcta es fruto de un cúmulo de factores. No podemos dejarnos derribar por la adversidad, por la presión laboral y por pensar que todavía nos quedan unos cuantos meses para tener otro descanso largo. Tenemos que ver lo positivo de la vida, la emoción de volver a un lugar donde nos aprecian, en el cual tenemos buenos amigos y donde nos sentimos realizados. Todo ello mientras nos ocupamos de nosotros mismos, comemos bien durante el día, descansamos por la noche y nos esforzamos en el trabajo para que todo el mundo sepa que seguimos al pie del cañón dispuestos a hacer grandes cosas. El verano ha terminado, pero los efectos positivos del mismo perdurarán en nosotros durante mucho tiempo de una manera tan perceptible que nos sentiremos llenos de vida que no habrá nada que nos detenga.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz