Vuelta a clases y los problemas más frecuentes en los escolares

Con septiembre ya en los calendarios, los niños regresan a clases, y esta rutina puede empezar a traerles sus consecuencias indeseadas: dolores de espala, problemas en los ojos y pies, o incluso, piojos.

Uno de los mayores problemas que afecta a los escolares es el peso excesivo que suelen cargar sobre sus espaldas por las mochilas, como bien recordó el doctor Jordi Pou, coordinador de prevención y seguridad de la Asociación Española de Pediatría, (AEP).

En este sentido, vale recordar que no se debería cargar más del 15 por ciento del peso del niño, ya que, de lo contrario, “un cuerpo en crecimiento puede sufrir lesiones“. Otra de las recomendaciones del especialista con respecto a las  mochilas es que “se sitúe por encima de la cintura y que siempre se lleven las dos asas en los hombros y no solo en uno, porque esto podría producir una sobrecarga muscular“.

Pou también aconsejó a las madres enseñar a sus pequeños a cargar el peso como corresponde para menos molestias: las cosas que más pesan tienen que ir en la parte baja de la mochila y en la parte que se apoya en la espalda, ya que ayudará a sobrellevar la carga mejor.

Pero además, y para ayudar al niño a reforzar y desarrollar su musculatura, es “recomendable que haga ejercicio“, lo que no sólo lo ayudará para su espalda sino también para su buen estado de salud en general.

Otro de los problemas típicos de los escolares son las molestias visuales: en este caso, habrá que realizar revisiones oculares regulares para detectar cualquier tipo de patología, en especial, en aquellos niños con antecedentes familiares.

Para los padres, por su parte, les será útil preguntar a sus hijos si ven bien o si se les cansa mucho la vista. Siempre será recomendable consultar cuanto antes con un profesional, para, en caso de ser necesario, recetar gafas de forma temprana y evitar un mayor problema.

Por otro lado, los piojos son otro problema que es cada vez más frecuente y, según destacó Pou, que ha observado un crecimiento “sin motivo aparente” en los últimos años. En este sentido, el especialista añadió que este incremento puede deberse a que “en el tratamiento médico sólo se realiza la parte física, consistente en quitar las piojos, y cuando se da un tratamiento de farmacia generalmente no se quitan las liendres, los huevos“, lo que es también tan necesario como lo primero.

Finalmente, otro buen consejo tiene que ver con la elección de un buen calzado, lo que será determinante para el desarrollo físico del pie, ya que se desarrolla al andar y jugar, de aquí que lo recomendable sea que el pie del niño este libre para que pueda formarse bien.

Lo mejor sería que el niño caminase y jugase descalzo en la playa. Cualquier zapato que le pongamos al niño debe ser cómodo y flexible, ya que los zapatos demasiado rígidos le van a impedir hacer los normales movimientos y que mantengan el pie en una posición fija y obligarán a la realización de movimientos rígidos que impiden que se desarrolle bien el pie. Del mimo modo, no es recomendable algunos zapatos como las chanclas que van a obligar a que el niño haga gestos especiales para impedir que se le caiga el zapato“, concluyó el doctor.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz