Vivir cerca de espacios verdes, más que un respiro

naturaleza

Si vives cerca de algún espacio verde o alejado de las grandes conglomeraciones urbanas, es muy posible que goces de un mejor estado de salud, y con menos riesgo de sufrir depresión y ansiedad, según las conclusiones a las que llegó un estudio holandés.

Según una investigación realizada por el Centro Médico de la Universidad VU en Ámsterdam, que se efectuó sobre más de 300.000 adultos y niños de dicho país, aquéllos que viven cerca de “espacios verdes” tenían índices más bajos de unas 15 dolencias.

Una de las más significativas fue la relacionada con trastornos como la depresión y la ansiedad, de aquí que se pueda confirmar la necesidad de tomarse, al menos de vez en cuando, un respiro de las grandes ciudades, el ruido y la contaminación. La naturaleza y un aire más despejado seguro tendrán sus beneficios sobre nuestra salud.

Estudios anteriores ya relacionaban el vivir en ambientes más “verdes” con un mejor estado de salud general, sin embargo, este último tendría la particularidad de haber sido el primero en usar “datos objetivos sobre diagnóstico específicos de salud mental y física”, según destacó Jolanda Maas, una de las especialistas involucradas en el trabajo.

Para realizar la investigación, Maas y sus colegas se basaron en registros electrónicos de unos 345.143 pacientes de cerca de 200 médicos de familia, y usaron una base de datos para ver los espacios verdes disponibles en los distintos barrios y regiones.

Así, se encontró una vinculación relevante: ante más lugares naturales en un radio de un kilómetro de las casas, menores riesgos de salud, que incluían desde enfermedades cardíacas hasta dolores de espala y cabeza, o asma.

Sin embargo, la relación mayor se encontró en lo referido a los cuadros depresivos y de ansiedad: en quiénes vivían en áreas con un 90 por ciento de superficies verdes sólo se registró un poco más del 2 por ciento con depresión.

Maas y sus colegas sugirieron que ambientes rodeados de más naturaleza podrían tener potenciales efectos positivos sobre la salud por varios motivos, como el de una mejor calidad del aire y más oportunidades para hacer ejercicio. Así también, la reducción del estrés y de la llamada “fatiga de la atención” podría tener un papel preponderante, consideraron los autores.

Estos resultados salieron publicados en la última edición del Journal of Epidemiology and Community Health.

Vía Cadenaser

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz