Vitamina B3: fuentes y funciones

Vitamina B3: fuentes y funciones 1

En el siglo 18 Gaspar Casal descubrió un cuadro producido por el déficit de vitamina B3 y lo nombro mal de la rosa, hoy conocido como pelagra. Como fue descubierto cuando se estudiaba el proceso de oxidación de la nicotina, se creó un nombre que evitara la idea de que fumar proporcionaba vitaminas o que determinadas comidas saludables contenían un veneno.

La vitamina B3 (niacina) es un nutriente que pertenece al complejo B. Como no se almacena en el cuerpo, es necesario incorporarla diariamente a través de la alimentación. Además el cuerpo la fabrica a partir del triptófano que es el aminoácido que se obtiene de las proteínas, para lo cual son imprescindibles algunos nutrientes como las vitaminas B1, B2, B6, la vitamina C y el hierro.

Este tipo d vitaminas B3 tiene varias funciones en las que las vitaminas del complejo B acentúan en conjunto con las enzimas y a menudo se necesitan unas a otras para funcionar de manera optima. Las vitaminas B3 tienen un rol clave en: la liberación de energía proveniente de los alimentos; la formación de ADN (material genético) y de sustancias necesarias para la utilización de grasas y azucares; el funcionamiento normal de la piel y de los sistemas nerviosos y digestivos; el control de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre y en la dilatación de los vasos sanguíneos.

Se recomienda que las mujeres que necesitan alrededor de 14mg y los hombres de 16mg. Asimismo, la falta de niacina afecta a casi todo el organismo incluyendo la piel, el sistema gastrointestinal y el nervioso. Cuando es severa produce pelagra, también conocida como la enfermedad de las tres D: dermatitis, diarrea y demencia. Las señales de carencia incluyen insomnio, debilidad muscular, fatiga, pérdida de apetito, cefaleas, sensibilidad en la piel, aumento de pigmentación como enrojecimiento extremo, lesiones, piel escamosa, eczemas, nauseas, vómitos, diarrea, enrojecimiento e hinchazón de la lengua, temblores, irritabilidad, depresión y demencia.

Compartir en Google Plus

Acerca de Rocio Sollier

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz