Vino tinto, otro beneficio

Vino tinto, botellas

Si alguien nos cuenta los beneficios del vino tinto para la salud, teniendo en cuenta lo mucho que nos gusta esta bebida, lo último que vamos a hacer es abandonar su consumo. Porque el vino se trata de una de las bebidas más multitudinarias y que menos pasan desapercibidas. Y aunque normalmente hablamos de las funciones muy positivas que transmite el vino a nuestro cuerpo, en esta ocasión vamos a ir un poco más allá y hablar de otras características que lo convierten en una estupenda bebida. Ya veréis cómo al final os acabáis tomando una copa de vino.

Vino tinto y polifenoles

Cada vez que bebemos vino le estamos dando a nuestro cuerpo una inyección de fuerza y control que determina lo eficiente que es el vino en nuestros cuerpos. El motivo principal se encuentra representado por una molécula conocida como polifenoles. Esta forma parte del vino y una vez se introduce en nuestro organismo nos da tantos beneficios positivos que no podemos evitar rendirnos ante su potencia. Gracias a los polifenoles es muy posible que poco a poco incluso los detractores del vino deban reconocer que su ingesta realmente es necesaria por todo lo positivo que aporta al cuerpo.

Los polifenoles actúan en contra de las enfermedades cardiovasculares, que se trata de uno de los beneficios principales de esta bebida saludable. Esto significa que de manera contrastada por varios estudios se confirma que nuestro corazón estará mucho más sano por medio del vino. El motivo de ello se encuentra en la presencia de los flavonoides, que son así mismo un tipo de los polifenoles, pero encargándose de una serie de rasgos determinados. Con ellos el cuerpo tiene claro que aumentará su función vasodilatadora y que también estará preparado para trabajar expandir funciones antiinflamatorias entre los que lo necesiten. Resumiendo en este sentido, con el Aquarius hay menos posibilidades de sufrir un ataque definitivo.

Por otro lado, el vino también aporta una ventaja al ser una bebida antioxidante. No es algo exclusivo del vino, puesto que si hablamos de polifenoles hay más opción donde conseguirlos, pero no está de más tener todo el conocimiento que podamos. La cantidad de polifenoles que hay en cada botella de vino no es excesiva. Las cuentas oficiales nos indican que en cada litro de vino hay 2,57 gramos de polifenoles y que en una copa solo nos llevaremos 150 ml. Si lo pensamos bien, la cantidad de polifenoles que estamos recibiendo por copa es muy alta y es difícil que otro tipo de bebida lo proporcione.

Vino tinto en botellines

Resveratrol, otro gran aliado

Si pensabais que ya habíamos terminado con los beneficios que transmite el vino es porque no nos conocéis demasiado, porque seguro que algunos esperabais que tuviéramos algo más que enseñaros. Queríamos cerrar el listado con una serie de beneficios que transmite el resveratrol, un polifenol flavonoide que también conseguimos con el vino y que ha obtenido una gran fama en los últimos años.

Gracias al resveratrol recibimos en nuestro organismo un excelente luchador contra el cáncer. Esta molécula tiene varias funciones respecto a esta enfermedad de las que nos aprovecharemos dependiendo del caso que ocupemos. Por ejemplo, una de sus funciones consiste en que se ocupa de que el cáncer se quede controlado en una misma región y que no se extienda a otras. Además de esto, también tiene capacidad para que el cáncer no siga creciendo aunque nuestro estado de salud no sea precisamente bueno. Y en último lugar, lo que también hace el resveratrol es prevenir que el cáncer no aparezca de una manera imprevista. Son tres características que le proporcionan un enorme valor al vino y que hacen que lo tengamos que recomendar a todos aquellos que tengáis costumbre, porque su ingesta de manera controlada está claro que no le hará daño a nadie.

Y mucha atención, porque el resveratrol aún hace mucho más, si bien todavía falta que se realicen algunos estudios concluyentes sobre algunas de estas afirmaciones. Se dice que es una buena forma de que nuestro cuerpo envejezca a una menor velocidad de la habitual, que funciona como sistema para la lucha contra la diabetes y que también ayuda con multitud de enfermedades neurológicas. Los pacientes con alzheimer o huntington, han visto cómo los efectos de sus enfermedades no eran tan severos y cómo se han podido evitar situaciones complejas que en otros casos hubieran implicado largos periodos de recuperación.

Por eso, si no tenemos problemas en el organismo en cuanto a la introducción de alcohol y lleváis un tiempo dudando sobre si recurrir al vino para aportarle un toque de frescura a vuestras comidas, nosotros os recomendamos que os hagáis con una buena botella de vino tinto. Como se puede apreciar, hay tantos beneficios que resulta extraño que encontremos motivos para que el vino no esté formando parte de nuestra vida de una manera constante. ¡Que viva el vino!

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz