¿Vientre hinchado? Quizá se deba a alguno de estos motivos

La gran mayoría de nosotros deseamos un vientre plano, pero más allá de la acumulación de grasas que pueda haber (para lo cual habrá que trabajar la zona, además de reducir la ingesta calórica), también es posible que suframos de hinchazón transitoria, y por diversos motivos.

Veamos en este post de Vitadelia algunas de estas posibles causas, y sus posibles soluciones. La gente que come  muy de prisa, sin masticar bien los alimentos, es mucho más propensa a hincharse después de comer, al tiempos que triplican su riesgo de sufrir sobrepeso. ¿Por qué? Sencillamente porque no le dan tiempo al cerebro a “mandar” la señal de saciedad -lo que lleva de 20 a 25 minutos-, y por ello siguen comiendo, muchas veces de más y de más.

Pero también sucede que al comer de prisa se traga más aire, lo que lleva a un vientre más hinchado. Además, los carbohidratos -que recordemos requieren de la saliva para predigerirse– llegan casi intactos (poco masticados y procesados), por lo que su digestión provoca más fermentaciones que se traducen en gases (y mayor hinchazón abdominal).

La solución, en este caso, es “sencilla”: una mayor conciencia a la hora de comer, sin prisas, donde podamos masticar bien los alimentos y, de este modo, disfrutarlos. En este sentido, ten presente que comer en un plato, con cubiertos (y no con la mano), también puede serte de ayuda para hacerlo despacio y a conciencia. Además de menos hinchazón, notarás que puedes comer menos, por el motivo antes apuntado.

Las frituras también hinchan: si eres de quienes abusan de este tipo de alimentos, es mucho más probable que luego quedes con el vientre prominente. Como es obvio, al cocer los alimentos de este modo, éstos absorben más aceite. La digestión de las grasas requiere de más trabajo por parte del estómago, ya que le es más costoso e influye en que se tenga sensación de plenitud o de hinchazón tras cada comida.

Evitar o limitar al máximo las frituras, será la solución. En cambio, cocinar a la plancha, al vapor o al horno siempre serán opciones más saludables, nutritivas y que no te hincharán. Si, de todos modos, vas a freír, se aconseja añadir el alimento bien seco al aceite muy caliente (pero sin que humee), usar aceite de oliva y dejar reposar los alimentos luego en papel absorbente de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz