Verduras de hoja verde para proteger el sistema digestivo

Ya se sabe que hay que incluir el consumo abundante de verduras de hoja verde para una nutrición balanceada y una buena salud, sin embargo, un nuevo estudio ha sumado otro beneficio a este tipo de alimento: pueden proteger la salud intestinal.

Se trató de un trabajo australiano, publicado en Nature Inmunology, en el que se detalló que el consumo de verdura de hoja verde puede contribuir a estimular la producción de unas células específicas, que protegen el sistema digestivo frente a ciertas enfermedades, como el cáncer.

Se trata de las células inmunológicas llamadas células linfoides innatas (ILC, siglas en inglés), que se encuentran en el interior del sistema digestivo y lo protegen ante la presencia de bacterias “malas”, según destacaron los investigadores, liderados por Gabrielle Belz, del Instituto Walter y Eliza Hall de Australia.

Los científicos consideran además que las ILC juegan un papel importante en el control de las alergias a los alimentos, así como en ciertas enfermedades inflamatorias, o que incluso previenen la obesidad e incluso el desarrollo de cáncer intestinal.

Pero uno de los hallazgos más significativos fue que se descubrió que el gen denominado T-bet tiene un rol esencial en la producción de estas células inmunológicas, esenciales para mantener el balance entre la inmunización, la inflamación y la tolerancia, así como su respuesta a estímulos generados por los alimentos que se consumen.

Según indicó Belz, “el T-bet es el gen clave que instruye a las células precursoras a convertirse en ILC como una respuesta a señales emitidas por la comida ingerida y a la bacteria presente en el intestino“. Las ILC son esenciales para la vigilancia inmunológica del sistema digestivo.

Resulta que las proteínas presentes en la verdura de hoja verde o crucíferos -como el brócoli- interactúan con los receptores superficiales que activan el T-bet y pueden tener un papel fundamental en la producción de las ILC.

Además, estas células producen una hormona denominada interleucina 22 (IL-22) que ayuda a reparar el epitelio, o conjunto de células que recubren el intestino, de aquí su acción protectora sobre el sistema instestinal.

A modo de conclusión, sin el gen T-bet, el cuerpo queda mucho más vulnerable frente a infecciones bacterianas contraídas a través del sistema digestivo, por lo que un buen balance de estas células en el cuerpo contribuye a promover la presencia de bacterias “buenas” en el intestino y a una mejor salud general de él.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz