Verdades y mitos de los complementos vitamínicos y minerales

Verdades y mitos de los complementos vitamínicos y minerales 1


Se habla mucho de los complementos vitamínicos, sobre todo durante la primavera. Es entonces cuando se desarrolla la conocida astenia primaveral, que apunta a la sensación de cansancio y que puede estar relacionada con el aumento de las horas de luz o del calor, especialmente en las zonas donde más hace. Puede tener que ver también con otros factores, como el estrés.

Pero estos complementos, ¿cómo ayudan? Veamos.

Mitos comunes

Se presentan en forma de cápsulas, ampollas o batidos y no solo para recuperar la energía, sino que los hay también para bajar o controlar el peso. La primera pregunta que surge es si son seguros, y se podría contestar que sí, porque están basados en ingredientes naturales. Conviene, sin embargo, adquirirlos en puntos de venta que ofrezcan garantías, como una farmacia, y dejarse asesorar por los profesionales que allí trabajan.

Otro mito común es el que dice que no funcionan. Es cierto que estos complementos no son la panacea, es decir, no se toman y convierten a la persona automáticamente en una locomotora, capaz de afrontar cualquier tarea. La clave está en llevar una dieta sana y equilibrada, que garantice que se tienen todos los nutrientes necesarios, y ejercicio físico diario que ayude a mantener la salud física y psicológica, además de a descansar bien.

Como su nombre indica, se trata de complementos vitamínicos, por lo que complementan los hábitos saludables. Sobre todo considerando que, dada la complejidad de una alimentación adecuada, es posible que solo con la dieta no se estén obteniendo todos los nutrientes que se necesitan (más aún si hablamos de opciones vegetarianas o veganas más llevadas). Pero, incluso en ese caso, llevar una dieta equilibrada sigue siendo fundamental.

Ventajas de consumir complementos vitamínicos

Conocidos los mitos, es más fácil saber qué es verdad acerca de los complementos vitamínicos y minerales.

Considerando el ritmo de vida que llevamos en la actualidad, con menos tiempo para el descanso y con menor acceso a alimentos 100% naturales y frescos, como en el caso de nuestros antepasados, la dieta equilibrada puede necesitar de un complemento.

Además, éstos están especializados. Es decir, se pueden adquirir complementos de vitamina E, D3, C, K2, picolinato de cromo, citrato de calcio o mulvitamínicos, entre otras muchas opciones. Así, el complemento suple directamente una carencia concreta.

Pero insistimos, más vale no dejarse llevar por los cantos de sirena y preguntar a un especialista, comenzando por el médico que mejor conozca la historia personal y, por lo tanto, qué complemento vendría mejor. Hay que recordar que los excesos de vitaminas pueden ser perjudiciales, así que es importante no abusar.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz