Verano: precaución con las zambullidas

En verano suben los casos de ingresos a los hospitales por traumatismos producto de las malas zambullidas, por ello, más que nunca, sea se vaya a la playa o a la piscina, hay que extremar los cuidados.

Según datos recientemente presentados por el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, el perfil de las personas que llegan con algún trastorno ocasionado por malas zambullidas, por lo general, con lesión tipo medular, es de hombre joven de una edad inferior a los 30 años con un traumatismo a nivel de las vértebras cervicales, lo que significa una tetraplejia que, en casos graves, impide la movilidad en extremidades superiores e inferiores, entre otras consecuencias.

Ante esto, los expertos, en coordinación con otras entidades implicadas, han lanzado una campaña de prevención con el eslogan “Ten prudencia, no vayas de cabeza” que se está aplicando en varias piscinas públicas y privadas, y en distintas zonas de baño de España.

Entre los consejos dados, se enfatiza en la importancia de conocer la profundidad de la piscina, río o incluso de la zona del mar donde se vaya uno a dar un baño, en especial, si uno va a lanzarse. En todo caso, siempre habrá que zambullirse con los brazos situados en prolongación del cuerpo, protegiendo así el cuello y la cabeza.

Si el agua está turbia, y no se ve bien, conviene siempre inspeccionar el lugar antes para comprobar su profundidad y que no haya rocas, ni elementos sumergidos o que puedan lastimar o contra los que uno pueda impactar. También convendrá siempre comprobar el nivel de profundidad, en lugares como ríos, lagos, playas o embalses, sitios donde puede variar.

Así también, los profesionales insisten en nunca saltar de cabeza desde demasiada altura, ya que si no se tiene buena técnica uno puede terminar lesionándose con el sólo hecho de golpear contra el agua.

En todo caso, siempre habrá que lanzarse sólo cuando se haya inspeccionado y se haya asegurado de que no se corren riesgos. Habrá que tener presente también que, en caso de que se produzca un accidente, y ante la necesidad de la recogida y manipulación de la víctima, es muy importante inmovilizar el cuello, evitar movimientos de la columna y avisar a un profesional para realizar el traslado de forma inmediata.

En ningún caso se debe transportar al lesionado en un vehículo utilitario, dejaron en claro los profesionales.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz