Verano: cuidado con los niños y los accidentes

Los accidentes en los más pequeños no es un tema menor: en el mundo occidental, llegan a ser la principal causa de muerte de los niños mayores de un año. Los accidentes graves pueden tener consecuencias realmente lamentables, con lesiones duraderas o permanentes.

En España y en la mayoría de los países del hemisferio norte ya se está en verano, época del año en que aumentan considerablemente también los accidentes de niños, de aquí que los padres y cuidadores deban extremar los cuidados, y, en especial, aquellos de niños de entre uno y cuatro años.

Por lo general, los niños son más propensos a tener accidentes en comparación con las niñas, ya que éstas últimas suelen ser más cuidadosas y prudentes.

Se sabe que uno de cada cuatro accidentes infantiles se produce por un descuido o falta de vigilancia de los mayores, y sólo uno de cada diez es debido al “azar”.

De todos modos, vale mencionar que la gran mayoría de los accidentes son leves, tales como caídas, golpes y heridas, y en un 70 por ciento se producen en el ámbito del hogar. No obstante, también son frecuentes las quemaduras, intoxicaciones, picaduras de animales y aspiración de cuerpos extraños.

La cocina y el baño en una casa son dos de las zonas más peligrosas en el caso de los pequeños menores de un año, mientras que en los más mayores también hay que tener crucial cuidado con las escaleras, u otros lugares altos tales como árboles, la zona del jardín y de juegos, y los exteriores de la vivienda.

En este último sentido, especial recaudo será necesario tener con el agua: el ahogamiento, que se da más en los meses de verano por las piscinas y el mayor contacto con el mar, representa la segunda causa de muerte por accidente (la primera son los imprevistos por tráfico vehicular).

Los accidentes de tránsito también son responsables en gran medida de fallecimientos prematuros. Lo cierto es que tanto los niños como los adultos deberán ir adecuadamente protegidos, utilizando para ello sistemas de retención homologados a cada edad (cinturón de seguridad o sillas en coches, y cascos en bicicletas y motos).

A modo de conclusión, bien vale la pena recordar que si bien la época de vacaciones es la mejor para el juego y para el desarrollo de las habilidades sociales y deportivas; también lo puede ser para los accidentes. Necesario será mantener la atención sobre los pequeños y prevenir imprevistos lamentables. Que un accidente no empañe la alegría de las vacaciones de verano.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz