Verano: cuida tus ojos

Verano: cuida tus ojos 1

La exposición al sol y al cloro de las piscinas puede suponer riesgo para los ojos durante el verano, con problemas que pueden presentarse de mediano a largo plazo.

Hace unos días se presentó la guía “Cuida tus ojos en verano“, iniciativa de la Fundación Rementería, con el objetivo de recordar a la población la importancia de tomar recaudos y prevenir posibles complicaciones.

Así también, otros factores como el aire, el polen, la arena de la playa o incluso el aire acondicionado pueden suponer un riesgo.

El verano es la época del año en la que más sufren los ojos y, por lo tanto, hay que tener especial cuidado, sobre todo aquellas personas que suelen tener infecciones, ojo seco o usan lentillas”, se advirtió desde la fundación.

El sol puede llevar a sufrir el denominado “síndrome de ojo seco“, pero además puede desencadenar problemas más graves, con el paso del tiempo.

Como bien se destacó en un estudio publicado este año en la revista Clinical Ophthalmology y llevado a cabo en centros de España, Francia, Suiza y Reino Unido, “los efectos crónicos de los rayos ultravioleta sobre la córnea y el cristalino son acumulativos“.

Especial cuidado hay que tener entonces con los niños, ya que tienen sus ojos más sensibles, pasan más horas al sol y acumulan así más rayos solares. En este sentido, habrá que inculcarles que utilicen también gafas para el sol, con protección adecuada,

A este respecto, el manual recomienda el uso de gafas de sol que cumplan con la Normativa Europea de Seguridad Visual, así como usar protector solar del factor 15 como mínimo en la zona alrededor de los ojos.

Otros de los factores de riesgo que pueden causar afecciones oculares son la arena de la playa, la contaminación del aire o el polen.

El aire acondicionado también puede resecar las mucosas, y propiciar la aparición del síndrome del ojo seco, por lo que es importante mantenerse alejado del aparato, o evitar estar muy cerca.

Finalmente, los especialistas recordaron los síntomas principales que pueden aparecer en caso de bañarse sin gafas de natación o abriendo los ojos debajo del agua: “enrojecimiento, escozor, sensación de arenilla y cuerpo extraño, lagrimeo o hipersensibilidad a la luz“.

Ante la presencia de alguno de estos síntomas, y si se continúan luego, habrá que hacer consulta, ya que puede llevar a una infección como la conjuntivitis o, más grave, la queratitis (inflamación que afecta a la córnea).

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz