Usar el móvil al volante sería tan peligroso como conducir bajo los efectos del alcohol

Aunque parezca “innecesario” decirlo, no es tan así: conducir y hablar por móvil al mismo tiempo es muy peligroso. Esta advertencia no sólo es hecha desde la Dirección General de Tráfico, sino que también se ha vuelto a formular esta semana en un artículo publicado en la revista New England Journal of Medicine y que bien vale la pena comentar también en Vitadelia.

“Un 28 por ciento de los accidentes de tráfico que se producen en Estados Unidos se debe a llamadas telefónicas o envío de mensajes de texto“, se afirmó en el artículo, que grafica con cifras realmente alarmantes.

De acuerdo a estos datos, surgidos de varias investigaciones previas, hablar o utilizar el teléfono mientras se está conduciendo un vehículo aumenta hasta cuatro veces el riesgo de sufrir un accidente de tránsito y, a tal punto, que sus riesgos pueden compararse a los de conducir alcoholizado.

“Las consecuencias han alcanzado proporciones epidémicas”, subrayó Amy N. Ship, autora del artículo en el que pide además a sus colegas médicos que alerten a sus pacientes sobre la gravedad de las consecuencias de usar al móvil al volante.

“Es el momento de actualizar nuestro modelo de medicina preventiva y preguntar sobre las distracciones mientras se conduce” destacó esta especialista.

La experta de la Universidad de Harvard y el Centro Médico Beth Israel Deaconess de Boston (Estados Unidos) añadió que mucha gente aún no conoce la “verdadera dimensión del problema”, por lo que informarla puede hacer una gran diferencia.

Por caso, hay una confusión muy extendida y es que muchos creen que el uso de dispositivos de manos libres evita la distracción: sin embargo, “en realidad, no hacen que la conducción sea más segura”, indicó Ship.

El punto central radica en “la pérdida de atención” que conlleva hablar por teléfono, sea que se sostenga o no el móvil con la mano.

Según esta experta, otra de las dudas más frecuentes tiene que ver con el conocer por qué hablar por teléfono es más peligroso que hacerlo con otra persona que esté en el mismo automóvil.

“Hay varias razones. En primer lugar, obviamente por el riesgo asociado a las maniobras que hay que realizar para usar estos dispositivos”, mencionó. “Pero también porque, tal y como han demostrado varios estudios cognitivos, nuestras neuronas funcionan de forma diferente en función de si hablamos con alguien en persona o a través de algún medio”, añadió.

Ship finalmente ha asegurado que no tiene ninguna cruzada contra la tecnología móvil, sólo que cree necesario enfatizar en que “cualquier actividad que distraiga al conductor de forma visual o cognitiva incrementa el riesgo de accidente“.

“El caso es  que el uso de los móviles en el coche está mucho más extendido que otras tareas -como la consulta de mapas-“, concluyó Ship en el artículo.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz