Una heladera bien organizada

heladera bien organizada

Creo que no es necesario hablar sobre la importancia de la heladera doméstica –o refrigerador- y de cómo la vida de cualquier ama de casa –o no ama de casa, simple ser humano- ha cambiado desde su aparición, allá por principios del siglo pasado. No es la intención de este artículo tratar sobre la historia del refrigerador pero sí darte algunos consejos para que tengas en cuenta a la hora de conservar y organizar los alimentos en tu heladera. Aquí van:

-La temperatura del refrigerador debe ser al menos de 5º C, o inferior.

-No olvides de no cortar la cadena de frío de todos los alimentos perecederos, siempre guárdalos en la heladera lo más pronto posible. El plazo máximo para no cortarla es de dos horas.

-Al momento de almacenarlos, fíjate de dejar algo de espacio entre cada uno de ellos para permitir al aire frío circular como corresponde para mantener la temperatura adecuada.

-Los productos lácteos en general, la manteca y la crema, siempre consérvalos tapados ya que tienden a impregnarse de otros olores y sabores.

-Para conservar el queso lo ideal es hacerlo envuelto en papel aluminio.

-Si bien la mayoría de las heladeras tienen bandejas especiales en sus puertas para colocar los huevos, es preferible colocarlos en la parte principal, ya que allí el frío es más adecuado, y así se pueden mantener en óptimo estado hasta por tres semanas.

-En la puerta del refrigerador es conveniente conservar sólo alimentos que sean menos propensos a echarse a perder, más durables, como latas y botellas de bebidas, o sino, aquéllos que sepas que consumirás en el corto plazo.

-Atención con las carnes, aves o pescados crudos: si no tienes los denominados “crispers” que las mantienen aisladas y tapadas, procura siempre guardar las carnes crudas en los estantes inferiores para evitar que sus líquidos se escurran sobre otros alimentos y puedan contaminarlos –lo que se conoce como contaminación cruzada-.

-Para conservar las verduras frescas por más tiempo es recomendable conservarlas en bolsas de plástico y en los cajones especialmente destinados para su almacenamiento.

-Lo mejor para conservar adecuadamente todos aquéllos alimentos ya elaborados –lo que sobró del almuerzo o la cena- o aquéllos que se sacaron de sus envases originales, son los recipientes plásticos con tapas herméticas –consejitos “off the record”: recuerda, al taparlos, quitar bien el resto de aire que pueda haber quedado y de secar las tapas cada tanto-.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz