Una dieta equilibrada, esencial para prevenir obesidad en los niños

errores padres alimentacion niños

Ayer compartíamos la noticia que posiciona a España en los primeros lugares en cuanto a casos de sobrepeso y obesidad en niños refiere. Lo cierto es que esta etapa de la vida, la infancia, es un periodo decisivo para actuar sobre la conducta alimentaria de los más pequeños, ya que los hábitos dietéticos comienzan a adquirirse a los tres o cuatro años y se establecen a partir de los once, con una tendencia a consolidarse a lo largo de toda la vida.

Por este motivo, el papel de los padres es no sólo decisivo, sino incluso concluyente. En este sentido, la Asociación pro Derechos Civiles Económicos y Sociales (ADECES) sugiere los siguientes consejos:

Con respecto a la dieta equilibrada diaria, se puede decir que constituye aquella que cubre las necesidades nutricionales de cada día. Es necesario tener presente que fundamental es comer de todo, claro que moderando el consumo de grasas y de alimentos ricos en azúcar.

Los cereales, patatas y legumbres constituyen alimentos básicos que hay que comer a diario, al igual que las frutas, las verduras y las hortalizas.

Importancia del desayuno. Es necesario que los niños tomen conciencia de que el desayuno es una de las comidas más importantes del día y que debe cubrir, al menos, el 25 por ciento de sus necesidades nutritivas. Para ello, debe incluir lácteos (leche, yogur, etc.), cereales (pan, galletas, copos de cereales), y una fruta o su zumo. Por supuesto, todo esto se puede acompañar de grasas de complemento (aceite de oliva, mantequilla, margarina), mermeladas, miel y fiambres.

Importancia del ejercicio físico. Lamentablemente, se vive en una sociedad en la que los niños pueden optar por gran variedad de actividades sedentarias, tales como mirar la televisión, los videojuegos, utilizar el ordenador, entre otras, de aquí que es necesario recordar a los padres la trascendencia de las actividades físicas para sus hijos:  sea salir a jugar a un parque o, simplemente pasear, cualquiera sea la que se elija, lo importante es tener presente que son actividades que deben integrarse en la rutina de los más pequeños por su propia salud y bienestar.

Importancia del ejemplo. Los niños aprenden conductas por imitación, de manera que los padres se convierten en modelos a seguir, también en materia de educación nutricional. Por ello, los padres deben ser un ejemplo a seguir: si ellos llevan una dieta equilibrada y saludable, sus pequeños también lo harán. Es imposible concienciar a los niños sobre la importancia de la fruta o la verdura si los padres no las compran ni las consumen.

Importancia de saber comer. Hay que enseñar a los pequeños a comer correctamente y a masticar despacio, es importante convertir el momento de la comida en algo agradable, de lo que se puede disfrutar.

Importancia de los colegios. Son numerosos los centros escolares que disponen de las famosas máquinas de refrescos. ADECES aconseja que estas máquinas no expendan bebidas ni bollería industrial.

Importancia de los facultativos. En caso de que sea necesario imponer a los menores una dieta hipocalórica, ésta debe ser decidida siempre por un médico.

Importancia de las rutinas. Como cualquier otra actividad, la comida también debe tener sus horarios. Es fundamental enseñar a los niños a respetarlas y huir de los “picoteos”.

Vía Elsemanaldigital

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz