Una copa de vino ayudaría a prevenir la depresión

copa de vino

Si bien no es cuestión de beber en exceso, ya es sabido que el vino tinto, en su justa medida, puede ser beneficioso, en especial, por su aporte de polifenoles, compuestos positivos para la salud cardiovascular. Pues bien, una reciente investigación de la Red Predime (Prevención mediante Dieta Mediterránea), el beber una copa de vino tinto al día también se asociaría a un menor riesgo de sufrir depresión.

Según se publicó en la revista especializada BMC Medicine, el consumo de 2 a 7 copas  máximo de esta bebida alcohólica por semana puede mantener a la depresión alejada. Los resultados han sugerido que “solo con moderadas cantidades de alcohol, consumidas preferentemente en forma de vino, se puede obtener un efecto protector frente a la depresión, similar al que se ha observado para la enfermedad coronaria“.

Para llegar a estas conclusiones, se trabajó durante siete años en el seguimiento de unas 5.500 personas que bebían frecuentemente alcohol, de entre 55 y 80 años.

El catedrático de la Universidad de Navarra Miguel A. Martínez-González, quien estuvo a cargo de este trabajo, explicó que “los hallazgos mostraron una asociación inversa entre estos niveles bajos-moderados de alcohol y la ocurrencia de nuevos casos de depresión“.

Estudios anteriores apuntaban que la ingesta abundante de alcohol llevaba a mayor riesgo de desarrollar problemas de salud mental, incluida la depresión. No obstante, pocos se han detenido en analizar -aseveró el experto- en analizar la relación entre la salud mental y un consumo bajo-moderado de alcohol.

Para el trabajo, en el que se estudió a personas que al inicio de la investigación no tenían antecedentes de depresión, y se valoraron varios factores, como el consumo de alcohol, el estilo de vida en general y la salud mental.

Durante los años que se prolongó el trabajo, se fueron evaluando (cada tres meses)  a los participantes, a través de entrevistas, cuestionarios y exámenes médicos.

Se encontró que quienes tenían la costumbre de beber cantidades moderadas de vino (de 2 a 7 copas a la semana, sin superar una copa al día) tenían menor probabilidad de desarrollar una depresión. Los resultados siguieron siendo significativos incluso luego de tomar en cuenta otros factores sociales o de estilo de vida.

Martínez-González concluyó que “pequeñas cantidades de ingesta de alcohol pueden ejercer una protección de modo similar a lo que se ha venido observando para la enfermedad coronaria“.

De hecho, se piensa que la depresión y la enfermedad coronaria comparten diversos mecanismos causales comunes“, añadió. Finalmente, el experto resaltó que otras investigaciones habían indicado que algunos componentes no alcohólicos del vino, como el resveratrol y otras sustancias fenólicas, pueden tener funciones beneficiosas en algunas áreas cerebrales.

Así que ya sabes, no renuncies a tu copa de vino, si así lo haces a diario, y te gusta. Como en todo, en la moderación está la clave.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz