Un paso hacia una detección más temprana del Alzheimer

alzheimer

De acuerdo a un grupo de investigadores suecos, la detección más temprana del mal de Alzheimer podría ser posible gracias a ciertas proteínas presentes en el cerebro y en la médula espinal, descubrimiento que a su vez abriría nuevos caminos posibles para el desarrollo de mejores medicamentos.

El hallar una forma de detección más temprana y nuevos fármacos para tratar esta enfermedad es uno de los objetivos más buscados por varios grupos científicos en el mundo, para evitar las consecuencias y el daño provocado por este trastorno neurodegenerativo que afecta a más de 26 millones de personas en el mundo y sobre el cual aún hay muchas dudas.

“Confirmamos en un estudio amplio multicéntrico que esos indicadores (del fluido cerebroespinal) identificarían la enfermedad de Alzheimer en estadio temprano, lo que se había sugerido en investigaciones previas más pequeñas”, indicó Niklas Mattsson, uno de los responsables de este último trabajo y profesional de la Universidad de Gotemburgo en Suecia.

Según explicó el investigador, esas proteínas en el fluido espinal “pueden mostrar con exactitud quién tiene la enfermedad en estadio inicial“. Esto también sería útil para desarrollar ensayos clínicos más pequeños para evaluar si un medicamento funciona.

En la actualidad, las medidas de diagnóstico existentes, como las pruebas neurológicas y de memoria, son menos precisas y eso obliga a las compañías farmacéuticas a realizar ensayos clínicos amplios, costosos y a largo plazo para demostrar que sus medicinas son realmente efectivas.

“La industria farmacológica realmente teme el fracaso de estos estudios a gran escala y los bioindicadores ahorrarían millones de dólares además de permitir un desarrollo más rápido de medicamentos eficaces”, aseguró al respecto Mattsson.

En específico, el equipo de investigación estudió tres proteínas: dos tipos de tau, que forman marañas en el cerebro, y uno de amiloide, que genera placas cerebrales pegajosas en las personas con la enfermedad. Aunque estas proteínas afectan el cerebro, parte de ellas también se encuentra en el fluido cerebroespinal, que está presente tanto en el cerebro como en la médula espinal.

“Estos bioindicadores (…) reflejan elementos centrales del proceso de la enfermedad en el cerebro (de los pacientes) con Alzheimer“, indicó Mattsson.

Puntualmente, los científicos encontraron que los tres bioindicadores identificaban con precisión al 62 por ciento de las personas que desarrollarían Alzheimer y tenían un 88 por ciento de efectividad en el descarte de la condición. Estos resultados salieron publicados en Journal of the American Medical Association.

Vía BuenaSalud

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz