Un mayor consumo de carnes rojas y procesadas estaría asociado a más riesgo de cáncer prostático

carnes que evitar

Según un reciente estudio realizado en los Estados Unidos, aquéllos hombres que ingieren más cantidad de carnes rojas y procesadas tendrían un mayor riesgo de sufrir cáncer de próstata.

El trabajo estuvo a cargo del Instituto Nacional del Cáncer del país norteamericano y se efectuó sobre más de 175.000 hombres, que fueron controlados por los investigadores durante nueve años. Los resultados fueron publicados en el American Journal of Epidemiology, y se suman a otros estudios previos cuyos resultados habían sido contradictorios, y no concluyentes.

Por este motivo, los responsables advirtieron que estos últimos hallazgos tampoco serían “definitivos”, de todos modos, constituirían una nueva razón para moderar el consumo de carnes rojas.

En específico, se siguió a 175.343 hombres de entre 50 y 71 años de edad, quiénes en un principio respondieron preguntas sobre su tipo de alimentación, con especial atención a su consumo de carnes, frecuencia, tipo y qué métodos de cocción empleaban.

Tras un plazo de nueve años, unos 10.313 de los hombres desarrollaron cáncer de próstata, de los cuales además, unos 419 fallecieron.

Según se pudo concluir, el 20 por ciento que más carnes rojas comía (de vaca y cerdo) era hasta un 12 por ciento más propenso a desarrollar este tipo de tumor en comparación con quiénes eran menos asiduos a este tipo de carnes.

El mayor riesgo se mantuvo incluso después de considerar otros posibles factores relacionados como el tabaquismo, el ejercicio y la educación, señalaron los investigadores.

Con respecto al consumo de carnes procesadas, los resultados fueron similares: los peores porcentajes se obtuvieron con las carnes rojas procesadas tipo panceta y salchichas, y no tanto por los cortes congelados de pollo.

En cuanto a los métodos de cocción más “peligrosos” a este respecto: los científicos encontraron que el grillado y la parrillada eran los que encabezaban la lista. Esto tendría que ver con la teoría de que las carnes cocidas a altas temperaturas estarían especialmente asociadas con el cáncer por la liberación de ciertas sustancias químicas, incluidos los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HPA) y aminos heterocíclicos, que provocan cáncer en animales.

En respaldo a esa idea, el equipo encontró que niveles elevados del HPA benzo-alfa-pireno estuvieron asociados con un mayor riesgo de cáncer prostático.

El mismo patrón se halló al analizar el consumo masculino de nitritos y nitratos, que son sustancias químicas usadas para preservar carnes procesadas y curadas como el jamón, la panceta y las salchichas. En el cuerpo, estos nitritos y nitratos promueven la producción de sustancias químicas potencialmente cancerígenas llamadas nitrosaminas.

El equipo concluyó que se necesitan más estudios para establecer si ciertas carnes y sustancias químicas en esos alimentos son realmente factores de riesgo de cáncer prostático.

Fuente Reuters

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz