Un estudio concluye que el uso de las portátiles sobre las piernas también pone en riesgo la salud reproductiva masculina

Hace unos días compartíamos en Vitadelia las advertencias de un grupo de especialistas sobre el uso, mal uso, de los ordenadores portátiles, y sus posibles consecuencias sobre la piel

.

Pues bien, un grupo de científicos estadounidenses ha vuelto a alertar sobre los perjuicios que puede causar el excesivo calor que desprenden estos aparatos, pero sobre la salud reproductiva de los hombres.

Se trató de un nuevo estudio realizado por la Universidad del Estado de Nueva York y cuyos resultados fueron publicados en la revista especializada Fertility and Sterility.

Este trabajo se basó en las conclusiones anteriores de otra investigación argentina, que ya había advertido sobre estas posibles consecuencias indeseadas de los portátiles en la calidad del esperma masculino.

Yelim Sheynkin, líder del último estudio, y su equipo analizaron la temperatura escrotal de casi una treintena de hombres que utilizaban las portátiles mientras las apoyaban sobre su regazo (sus piernas), y los hallazgos fueron significativos.

“En las conclusiones, los autores dejaron pocas opciones para un hombre que quiera trabajar con su portátil sentado en un sofá: ni con las piernas abiertas ni cerradas, ni con una tapa protectora se puede prevenir el peligroso calentamiento de los testículos“, se escribió en la revista.

En el estudio se midió la temperatura de esta zona sensible en los hombres tras sesiones de unos 60 minutos en las que tenían que utilizar sus ordenadores portátiles sobre sus piernas.

Sea que lo hicieran con las piernas cerradas (donde el aumento era aún mayor) o con sus miembros inferiores abiertos, en todos los casos la temperatura escrotal subía hasta niveles niveles que pueden resultar peligrosos para la salud reproductiva de los hombres.

Si bien esta investigación sobre el efecto de los portátiles sobre la fertilidad masculina es todavía “limitada”, sí constituye el segundo estudio que ha demostrado que el aumento de un solo grado celsius puede ser suficiente como para dañar el esperma. Y, quizás, impulse a reconsiderar ciertos hábitos propios de nuestro siglo XXI.

Vía 20minutos

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz