Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Un dolor e hinchazón en la pierna, podría estar avisando de una trombosis

Un dolor e hinchazón en la pierna, podría estar avisando de una trombosis

Detrás de un dolor siempre hay una causa, que puede ser algo leve o, por el contrario, señal de algo grave. En este sentido, es bueno conocer que hay ciertos dolores que no se deberían dejar pasar, ya que podrían ser señales de un problema mayor. Por caso: un dolor fuerte en la pierna, y más si se presenta con hinchazón.

Si se siente dolor en la pantorrilla, está hinchada y sensible al tacto (incluso puede sentirse más caliente), podría estar tratándose de una trombosis o TVP), es decir, de la presencia de un trombo en el sistema venoso profundo -en este caso, en las extremidades inferiores-.

En este caso, se recomienda sentarse y permanecer en reposo, en un lugar durante unas cuántas horas (seis o más) para que el coágulo descienda, y evitar, por todos los medios, frotarse la pierna, ya que puede hacer que éste llegue al pulmón y terminar mal (incluso con la muerte).

Para comprobar el diagnóstico habrá que practicar una venografía -previa consulta clínica-, que se realiza a través de la inyección de una sustancia de contraste en la vena y rayos X. Una vez confirmado, se buscará disolver el coágulo con fármacos o también se podrá colocar una especie de "filtros" en las venas vulnerables para evitar que el coágulo en cuestión migre a lugares altamente sensibles.

En el caso de los fármacos anticoagulantes, su acción no sólo conseguirá estabilizar el trombo sino también que impedirá su fragmentación, con lo cual se evitará asimismo la embolia pulmonar.

Son datos que vale la pena conocer para, llegado el momento, saber cómo actuar y evitar un mal mayor. Finalmente, recuerda los factores de riesgo que pueden predisponer a un cuadro de esa naturaleza: avanzada edad, traumatismos y cirugías previas, períodos prolongados de inmovilización, anticonceptivos de uso oral, terapia de reemplazo hormonal, embarazo, obesidad y sedentarismo, enfermedades cardíacas y oncológicas, entre otros.

Anímate y déjanos tu comentario