Un día de playa también puede ser una buena jornada de actividad

Uno de los mejores lugares para pasar las vacaciones (y los días de calor) es en la playa: además de tomar sol (con los cuidados necesarios

) también es buena ocasión para mantenerse en movimiento.

Con sólo un poco de imaginación y buena voluntad puedes convertir un día de playa, no sólo en un día de ocio y descanso, sino también en un momento de quema de calorías y de trabajo aeróbico para fortalecer la salud y el corazón.

En este sentido, qué mejor que hacer un recorrido (caminando o trotando) por la orilla, ejercitación cardiovascular excelente en una superficie que no sólo requiere de un pequeño esfuerzo extra sino que también protegerá un poco más las articulaciones y tendones. Eso sí, no lo hagas en altas horas del día y no olvides beber abundante agua fresca.

Otra idea relacionada es incluir la caminata por la orilla con un chapuzón en el agua cada unos 5 ó 10 minutos: el agua te ayudará a mantenerte refrescado y masajeará suavemente tus pies y músculos para reactivar la circulación sanguínea y también sentirte mejor.

¿Se te ocurrió pensar que sólo agacharte a recoger caracolas o conchas marinas también puede ayudarte a mantenerte en movimiento? Además de satisfacer tu curiosidad y gusto por la naturaleza, algo tan simple como recolectar conchas de mar puede hacer trabajar, en especial, la parte inferior de tu cuerpo.

Aclaración: la actividad deberá ser realizada de la  manera correcta, es decir, no doblando el torso para agacharse, sino flexionando las piernas y manteniendo la espalda recta.

Así también, el mero hecho de jugar (como cuando niños) en el mar puede ser una buena actividad para todos los músculos del cuerpo (además de para perder buena cantidad de calorías).

¿Vas con amigos? Pues entonces, anímense a una buena partida de lanzamiento de frisbee (un clásico veraniego y, por cierto, muy divertido), a un partido de voley playero o incluso a uno de padel.

La lista de actividades podría seguir: fútbol playa, barca de pedales, o si tienes la habilidad de saber nadar, un buen recorrido de nado.

Un último consejo, aunque no menor: no olvides hacer, antes de cualquier actividad, una pequeña entrada en calor (puede ser caminando durante unos minutos o haciendo suaves movimientos).

Vía Plenitud.com

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz