Un colchón muy firme no alivia los dolores de espalda

Para aliviar los dolores de espalda

lo más recomendable, hace tiempo atrás, eran los colchones duros. Sin embargo, un reciente estudio científico ha echado por tierra esta idea.

Se aconseja utilizar los somieres de firmeza intermedia, que mejoran tanto la intensidad como la evolución del dolor de espaldadolor. Veamos los beneficios que otorga.

Un colchón de firmeza intermedia mejora 2,4 veces el dolor en la cama, 1,9 el dolor al levantarse y 2,10 el grado de incapacidad física. La fundación Kovacs, precursora de esta investigación, asegura que este pensamiento sobre el colchón duro estaba muy arraigado en la sociedad. Incluso, se ha informado que el 76% de los traumatólogos pensaba que un somier duro conseguía mitigar dicho dolor.

En este estudio, realizado por un equipo de traumatólogos, neurocirujanos, rehabilitadores y demás especialistas, participaron 313 personas con lumbalgia crónica.

Estos pacientes fueron divididos en dos grupos: uno de ellos probó un colchón muy firme y el otro un colchón de firmeza media durante un lapso de tres meses.

Los resultados

El simple hecho de cambiar de colchón mejoró el dolor de espalda y permitió que entre el 30% y el 40% por ciento de los pacientes, abandonaran la medicación que estaban tomando contra el dolor de espalda.

Creencia colectiva falsa

El Doctor Andrés Peña es jefe de sección de Rehabilitación Reumatológica del Hospital Ramón y Cajal, él explica que la creencia generalizada que existía -y en algunos casos, existe- es que cuanto más firme es un colchón, más útil es para prevenir o tratar el dolor de espalda.

A principios del siglo XX el descanso se realizaba sobre un colchón de lana que estaba arriba de un somier de muelles horizontales. En ese entonces, los médicos comenzaron a recomendar una cama dura, que fuera capaz de evitar la deformación central. Esto se les decía a todos  los pacientes con dolencias de espalda.

Con el correr del tiempo, esa creencia errónea fue reforzada por los mensajes publicitarios, que se emitían. pese a que carecían de base científica.

Vía: dolordeespaldaccv.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz