Un 75 % de los productos que prometen beneficios extras son “engañosos”, según experto español

Uno va a hacer las compras y ve en los anaqueles de las góndolas todo tipo de productos: tradicionales, dietéticos, sin sal, “chatarra”, los llamados funcionales, y muchas veces no es fácil saber bien qué comprar y qué mejor evitar.

Más de una vez también sucede que se leen atractivas etiquetas en donde se prometen propiedades benéficas extras, o también ocurre que continuamente somos “bombardeados” desde los medios de comunicación, en especial, desde la televisión, con publicidades que parecen darnos la solución a casi todos nuestros problemas. Pero aquí surge la duda de si realmente son tan beneficiosos como se afirma.

Según el jefe del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), Andreu Palou, más de las tres cuartas partes de los productos que se promocionan en los medios como “beneficiosos para la salud” son “engañosos” y, más aún, no cumplen con las normativas de exigencia impuestas por la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA).

De acuerdo a este experto, se da en realidad una situación de total “anarquía” en este campo, en donde nadie realmente controla que es lo qué sucede.

Por estos motivos, este especialista y otros colegas han lanzado un proyecto llamado Bioclaims para “buscar biomarcadores que sirvan de baremo para garantizar las propiedades saludables de cada alimento”, explicó.

“Para hacer un buen estudio es necesario tener un buen biomarcador, como por ejemplo el colesterol, que es un indicador de riesgo para la enfermedad cardiovascular“, señaló.

“Pero para funciones como el efecto antioxidante, el antiinflamatorio, o la reducción del estrés metabólico, no hay buenos biomarcadores, y sin ellos no se pueden hacer estudios fiables porque no se sabe exactamente lo que hay que medir“, argumentó Palou.

“Aquí entra en juego el proyecto ‘Bioclaims’, que se encargará de buscar parámetros adecuados que garanticen este tipo de efectos, y permitirá la expansión de posibles declaraciones de salud en un mayor número de alimentos”, apuntó.

Un elemento que será muy importante ya que se sabe que cerca del 30 por ciento de las enfermedades están vinculadas de forma directa con la alimentación del paciente.

Finalmente, el experto adelantó que este proyecto se combinará con una nueva legislación europea sobre el tema, que creará también un registro de productos alimenticios con propiedades para la salud “aprobadas o rechazadas”, con el objetivo de “ofrecer una mayor seguridad y confianza al consumidor a la hora de decidirse por un producto según sus efectos beneficiosos para la salud”.

De este modo, a partir del año próximo, mucha publicidad engañosa tendrá que desaparecer y será más estricto para las empresas alimentarias. Así también en lo referido a los anuncios y a lo anunciado en sus envoltorios, ya que “para obtener la aprobación europea deberán acreditar científicamente el efecto sobre la salud y la dosis con el que se obtiene” ése beneficio señalado, concluyó.

Vía Saludalia

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz