Trucos para reducir estrés con facilidad

Reducir estrés con libertad

Uno de los mayores males de nuestra sociedad es no tener al menos una hora al día para dedicársela a uno mismo. Desconectar, dejar la mente en blanco o dedicar un rato a hacer algo que realmente apetezca hacer. Muchas son las fórmulas para reducir estrés y son tan simples que en ocasiones resulta muy difícil verlas. Por eso hemos decidido reunir las más identificables con el objetivo de que las podáis poner en práctica cuanto antes.

Practica un hobby para reducir el estrés

Dedicar un rato al día a una afición es algo que ayuda a reducir los niveles de estrés de forma considerable mientras a su vez aumenta la felicidad al poder estar haciendo una actividad que resulta estimulante y divertida. Podemos elegir entre todo tipo de aficiones, desde montar las clásicas maquetas hasta tejer o hacer fotos. Cualquier actividad que llame tu atención y resulte excitante puede ser un perfecto hobby, es cuestión de mirar los gustos y preferencias e ir probando diferentes aficiones hasta dar con la que sea más divertida. También es importante elegir una actividad con la que notemos que podemos evadir la mente y así liberarnos de los problemas del día a día.

Apúntate a una clase guiada de deporte

Zumba, salsa, yoga, bailes de salón… ¡muchas son las actividades guiadas a las que nos podemos apuntar en cualquier gimnasio o centro cívico! Como es evidente, estas actividades no se hacen todos los días, sino que dos sesiones a la semana es suficiente para reducir la ansiedad y esperar esos días con ganas para cambiar de ambiente, aires y hablar con otras personas que tienen inquietudes y gustos parecidos a los tuyos. Lo haremos mientras ejercitamos el cuerpo y eliminamos toda la energía y exceso de tensión que se va acumulando en el día a día. Como veis, esta actividad es perfecta para socializar, divertirse y encima olvidar por una hora todos esos problemas que rondan por la cabeza.

Relájate escuchando música

La música amansa a las bestias, así que en cierto modo es lógico que también pueda relajar a las personas. Está demostrado que la música puede afectar a nuestros estados de ánimo, consiguiendo que nos sintamos con más fuerza. Una buena dosis de canciones pegadizas será capaz de evadirnos de cualquier preocupación mientras disfrutamos de los beneficios y la energía que nos da la música.

No nos olvidemos del efecto que nos proporciona escuchar nuestra canción favorita. Diversos estudios atestiguan que escuchar nuestra canción favorita activa una parte de nuestro cerebro, el cual nos invita a dejarnos llevar por ella y cantarla a pleno pulmón o bailarla mientras dejamos que la melodía invada nuestro cuerpo. Aunque hay canciones que tienen ese efecto aún sin ser de nuestras favoritas. ¿Sabíais que la canción “Take On Me” de a-ha está considerada una de las canciones más alegres y positivas de la historia? ¿Quién se resiste a ese ritmo tan pegadizo capaz de invitar a bailar a cualquiera?

Dedica un rato a los tuyos

Siéntate a hablar con tu pareja, con tus padres, hermanos o incluso con tus hijos. Relájate un poco y habla de temas triviales, como aquella película que pusieron el otro día en la televisión o de ese restaurante que han abierto nuevo y parece muy apetitoso. No importa cuál sea el tema mientras ayude a relajarse. Esta práctica está muy recomendada de cara a desahogarse.

Reducir estrés con la familia

¿Conoces todos los efectos negativos de no compartir lo que sientes con tus más allegados? Sentirse frustrado un mal día produce sentimientos negativos que si no se comparten con alguien pueden ir anidando más y más hondo dentro de nuestro ser hasta derivar en problemas diversos, como irritabilidad. Esta situación también puede llevar a que bajen las defensas de nuestro sistema inmunológico por culpa de toda la tensión a la que se ve sometido el cuerpo. Compartir tus problemas o inquietudes con alguien no es de débiles ni de cobardes, así que si hay algo que te inquieta coméntalo con tu persona de confianza. Esto te hará ganar en salud y reducir la cantidad de estrés a la que se ve sometido tu cuerpo de forma considerable.

Disfruta de un rato relajante

Hay muchas más actividades recomendables. Desconectar viendo una película que teníamos pendiente, leer un libro que ya estaba acumulando polvo en la mesita de noche o tomar un largo y reparador baño. Es posible disfrutar de actividades muy relajantes para hacer en casa y dejar que la mente desconecte un rato. Y cuando tengamos tentaciones de no hacer nada, de quedarnos sumidos en la vagancia, no hay que olvidar que eso derivará en que no dejemos de acumular tensión. Cuanta más tensión suframos, más insoportable será nuestra vida y más estrés tendremos. Así que a la primera señal de necesitar un descanso, no dudes en tomarte un periodo de tranquilidad. Tu cuerpo y tu mente agradecerán que hayas tomado la decisión de reducir estrés en tu vida.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz