Trombosis: riesgos por falta de actividad

Trombosis si no hacemos deporte

Cuando hablamos de enfermedades o problemas de salud siempre nos ponemos en lo peor. ¿Nos tocará a nosotros? ¿Qué podemos hacer para reducir los riesgos? Esto lleva a que en aquellos casos en los que se realizan estudios nos fijemos mucho en los resultados para intentar beneficiarnos de ellos. De la trombosis es algo de lo cual se ha hablado en numerosas ocasiones y de lo que en este caso se han desvelado nuevas claves. En especial se remarca la importancia de tener cierta actividad física para reducir los riesgos y que no nos encontremos en riesgo de sufrir este problema.

Trombosis entre mujeres

El estudio que tomamos como referencia ha sido conducido por varios especialistas de importantes institutos y universidades. Los especialistas Ivo Volf y Rochus Pokan, finanziados por la Fundación del Corazón Austríaca han descubierto que las mujeres que no realizan un esfuerzo físico de forma frecuente están en un gran riesgo de sufrir trombosis en comparación a las que mantienen una rutina de fitness que les permita estar en forma. El estudio se ha realizado entre un total de 62 mujeres jóvenes que han servido para crear una hoja de ruta sobre la cual investigar los efectos de la inactividad en la aparición de coágulos en la sangre.

No olvidemos los riesgos de la trombosis, dado que esta afección supone como decimos que se formen coágulos de sangre que impiden que la sangre llegue de una manera adecuada a los órganos del cuerpo. Estos coágulos se pueden crear en un vaso sanguíneo, pero también pueden producirse en el corazón. Es un problema al cual hay que responder con rapidez y reducir en la medida de lo posible todos los riesgos a los que estamos sometidos.

¿Qué hacer en caso de riesgo?

Los resultados del estudio son muy claros sobre qué es lo que ha permitido que las mujeres afectadas por trombosis puedan superar este problema. Su investigación determina que en los casos en los que esto se ha producido solo ha sido necesario introducir una rutina de fitness para que las mujeres hayan dejado atrás el riesgo al que se enfrentaban, que podría haber derivado en infarto de miocardio si no se trataba a tiempo. No obstante, para ello no se ha optado por pasar a hacer deporte de una manera excesiva.

El entrenamiento que han recomendado los médicos a estas pacientes que han formado parte del estudio ha consistido en hacer deporte un total de 3 veces a la semana durante un periodo de solo dos meses. En este tiempo han reducido la formación de coágulos y han alcanzado un mejor flujo sanguíneo sin ningún tipo de riesgo. En cada uno de los días de deporte establecidos a lo largo de la semana se les ha pedido que corran bajo un ritmo suave durante 40 minutos como máximo, nunca más de esta cantidad de tiempo. La intención era establecer una pauta deportiva saludable, pero sin sobrecargar el cuerpo y sin hacerle pasar por un esfuerzo excesivo que produjera consecuencias negativas en otros aspectos de la vida.

Trombosis evitada

Un efecto positivo a corto plazo

Lo mejor de pasar a hacer un poco de deporte todas las semanas es que conduce a que recibamos un beneficio positivo en el organismo a muy corto plazo. Desde el primer día en el cual nos echemos a correr bajo esta rutina de fitness antes mencionada estaremos reduciendo los riesgos de sufrir una trombosis. Y eso reducirá también las posibilidades de que seamos víctimas de un ataque al corazón, que se trata aún de la causa más común que hay en el mundo en cuanto a fallecimientos. Estaremos alargando nuestra vida y proporcionando al cuerpo un punto de apoyo para vivir más y encontrarse más sano. Al mismo tiempo, con un poco de fitness también se reducirán las inflamaciones que a veces podemos llegar a sufrir fruto de no tener una actividad física demasiado pronunciada. Según los datos del estudio siempre es más recomendable que hagamos un poco de deporte, aunque sea poco, que nos pasemos el día sentados y no le demos al cuerpo ninguna inyección de ejercicio.

Mucho más riesgo

Con el estudio de este proceso patológico que puede ser fatal para las personas se constata que hay un 40% más de posibilidades de sufrir trombosis si no hacemos ejercicio. Al factor de no movernos y no hacer mucha actividad se puede sumar que nuestro organismo sea más productivo en la fabricación de trombocitos y fibrina, algo que puede derivar en problemas bajo ciertas circunstancias. Pero todo puede tener un método sencillo con el cual combatirse como ya os hemos mencionado: hacer deporte. Que nos arriesguemos a fallecer por una trombosis solo por no hacer un poco de esfuerzo varios días a la semana es algo muy trágico, por lo que os pedimos que no olvidéis hacer un poco de fitness cada semana. No tiene que ser necesariamente carrera suave (aunque es lo más fácil), sino que también podéis incluir otras rutinas, como usar distintas máquinas del gimnasio.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz