Trekking, consejos para el equipamiento

Trekking y equipamiento

El trekking es una de las actividades al aire libre que mejor están calando entre todo tipo de personas. Permite disfrutar del campo de una manera emocionante y animada, descubriendo el entorno de forma activa y pasándolo bien rodeados de la naturaleza. Pero no se trata de una actividad que podamos hacer sin ningún tipo de preparación y para la cual podamos irnos simplemente con una mochila y ropa limpia. Necesitamos una serie de elementos que nunca deberían faltar en nuestro equipamiento. Hoy vamos a repasarlos para que os podáis preparar a la hora de disfrutar del trekking de la mejor forma posible.

Trekking, conceptos básicos

El trekking tiene muchos puntos en común con el senderismo, pero dispone de sus propias particularidades. La definición básica vendría a ser la exploración en entornos rurales complejos por nuestra propia cuenta y guía. La diferencia principal con el senderismo es que en el trekking lo que hacemos es movernos por terreno inhóspito, zonas que no están delimitadas por el camino y en las que no es tan fácil moverse. Es una actividad para personas más valientes y aventureras, que puedan enfrentarse al reto de buscar rutas o de crearlas en el proceso. Por otro lado, el senderismo se suele desarrollar en distintos tipos de terreno, no solo por caminos como ocurre en el senderismo. La distancia que recorramos puede ser de montaña, pero también es posible llegar a pasar por cavernas, ríos, selvas o incluso frondosos bosques llenos de sorpresas.

El equipamiento que debes llevar

Por esto mismo el trekking es una experiencia que se debe realizar contando siempre con un equipamiento adecuado, llevando en nuestra mochila aquello que necesitamos para resolver cualquier tipo de situación. Es frecuente que las sesiones de trekking se alarguen por encima de unas pocas horas de exploración, así que los amantes de esta práctica tienen en cuenta que es posible hacer noche. Por eso en las mochilas se suele llevar material para dormir, como una carpa con doble techo, un colchón de trekking y el clásico saco de dormir. Es conveniente que nos hagamos con estos productos teniendo en cuenta nuestros propios hábitos en otros casos similares y que no creamos que podemos prescindir de ellos. Por ejemplo, el colchón será muy recomendable debido a que nos aislará del frío que suele tener el suelo. Cuando estéis en una zona montañosa y podáis evitar ese contacto directo recordaréis la buena decisión que tomasteis cuando os decidisteis a comprarlo.

Trekking en la montaña

Pero al margen de lo que necesitamos para dormir hay otras cosas que siempre tenemos que tener en la mochila. Es el caso de un silbato. ¿El motivo? Asumimos que no vais a hacer trekking en solitario, sino que iréis en grupo. Por eso mismo es fundamental que tengáis alguna forma de comunicaros con los demás miembros del grupo sin tener que elaborar palabras, algo que suele ser difícil si tenemos miedo o estamos asustados. Los pitidos del silbato serán lo que nos podrá ayudar en gran medida. Con ellos haremos ver que estamos en peligro o que nos encontramos en una dirección específica para que lleguela ayuda.

Es posible que mientras hacemos trekking ocurran situaciones inesperadas. Por eso nos gustará tener lo necesario para estar preparados. Por ejemplo, no nos van a venir mal algunos metros de cuerda. ¿Por qué? Porque la cuerda tiene tantos usos que a veces dependemos de ella para todo. Imaginemos que se nos rompe el cordón de la bota. Con un trozo de cuerda podremos hacer un apaño y salir del paso. Lo mismo se aplica si, por ejemplo, nos encontramos con que la mochila se engancha en una rama y se rompe. Eso es bastante frecuente (sobre todo si no tenemos buenas mochilas) y un trozo de cuerda también nos permitirá solucionarlo.

Tampoco debemos dejar pasar la presencia de la brújula, un mapa que nos ayude en la medida de lo posible (no todos los caminos están reflejados, pero sí las zonas más peligrosas), un desinfectante (porque los golpes y arañazos son frecuentes) y una navaja o cuchillo. Un poco de cinta americana es otra herramienta que siempre vale para todo y no deberíamos dejar ni la linterna ni el teléfono móvil con algunas baterías de reserva (al menos una por si os pesan demasiado).

Por último, os recomendamos que para afianzar la calidad de la experiencia en el trekking llevéis bolsitas de plástico con cierre hermético, que permitirán guardar la basura y los restos, repelente para los mosquitos (las picaduras suelen ser uno de los principales problemas) y los documentos personales que siempre llevamos encima (el DNI o el pasaporte dependiendo de dónde estemos practicando esta actividad deportiva). Así vais a estar preparados para disfrutar de la mejor experiencia de trekking que podáis imaginar y seguro que se os acaba convirtiendo en una de las actividades que más practicáis en adelante. A nosotros nos tiene cautivados.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz