Transaminasas altas, pasos recomendados para reducirlas

Alcohol prohibido en las transaminasas altas

Todos sabemos que tener una vida llena de excesos y mucho sedentarismo es malo porque empiezan a aparecer achaques en cualquier parte del cuerpo. En esta ocasión nos vamos a centrar en el hígado y en todas las dolencias que pueden derivar de tener las transaminasas altas por culpa de sufrir una enfermedad hepática como por ejemplo hígado graso, hepatitis o cirrosis.

Muchas personas siguen con sus malos hábitos alimenticios hasta que no ven las orejas al lobo y es un problema, puesto que esas mismas costumbres pueden producir muchas dolencias. Por eso hoy queremos ayudaros a ver qué alimentos son los que pueden provocar que se eleven las transaminasas. A partir de ahí hablaremos de qué hacer para ayudar a nuestro cuerpo a reducir las transaminasas.

Síntomas de las transaminasas altas

Antes de hablar de cualquier alimento es inevitable comentar los síntomas de este problema, como dolores abdominales, vómitos, náuseas, erupciones cutáneas e incluso heces de color blanquecino. Para saber si todo el problema tiene de raíz las transaminasas se necesita hacer un análisis de sangre común. Unos valores normales en hombres es de 8 a 40 U/L, en mujeres son de 6 a 34 U/L. Si se superan esos niveles es hora de empezar con una mediación concreta y ayudarle al organismo con una dieta sana y equilibrada.

Revisa tu dieta

En la mayoría de casos de pacientes con transaminasas altas el primer paso que se realiza es cambiar los hábitos alimenticios y eliminar algunas comidas para introducir otras. El primer alimento, o en este caso bebida, que se elimina por completo del cuerpo es el alcohol, puesto que muchos pacientes que presentan estos valores altos son debido a su alto consumo de alcohol. Nunca olvidéis que tomar de forma abusiva bebidas con alcohol lo único que logra es dañar el hígado, creando enfermedades como la hepatitis o la cirrosis.

Los otros alimentos que se quitan de la dieta son los difíciles para procesar para el cuerpo que pueden crear problemas de hígado. Un ejemplo claro son los azúcares o los que contienen cafeína. Si necesitáis una ayudita por las mañanas para empezarlas más animados o “despiertos” podéis cambiar el café por unos comprimidos de magnesio, los cuales son capaces de dar la energía suficiente como para hacer frente a la jornada laboral. Por su parte, si sois muy golosos y necesitáis comer algo dulce o endulzar las infusiones con algo, podéis sustituir el azúcar por una cucharadita de miel o un poco de stevia.

Eliminar las transaminasas altas

Fuera alimentos grasos. Di adiós a la carne de cerdo, de ternera, de cordero o cualquier carne que forme parte del grupo de carnes rojas, incluyendo las carnes magras y algunos embutidos. Las grasas son difíciles de procesar por el hígado y más cuando este presenta alguna dolencia hepática o hígado graso. Estos alimentos se pueden sustituir con carnes blancas, las cuales aparte de no tener casi grasa son muy buenas porque son ricas en proteínas y son capaces de saciarte con poca cantidad.

Olvidaros de que todas las verduras y frutas son sanas y deben ser la base de la alimentación de cualquier persona para tener una vida saludable. Cuando padecemos problemas hepáticos las primeras cosas que el doctor aconseja que se consuman en menor cantidad son los alimentos ricos en ácidos orgánicos, que curiosamente se encuentra en muchas frutas y algunas verduras. Cualquier fruta cítrica como el limón o la naranja se tienen que evitar todo lo posible. Lo mismo ocurre con las fresas o incluso las manzanas. Puede resultar difícil sustituir estos alimentos, pero si os fijáis en la frutería hay muchas variedades que son igual de deliciosas que estas frutas, como los kiwis, la pera o los plátanos.

Depura tu organismo

Bajar los niveles de transaminasas no solo lo conseguimos mediante medicación y con una alimentación sana, también hay que depurar el cuerpo. Esto se consigue bebiendo 2 litros de agua al día, aunque hay ayuditas extra para limpiar el hígado de forma natural y permitir al cuerpo recuperarse de las molestias que ocasiona tener los niveles de transaminasas altos.

No importa si buscamos mejorar la salud o lo hacemos por estética. El alimento que más recomienda cualquier dietista, nutricionista o herbolario es, sin duda alguna, la alcachofa. Se puede consumir directamente haciendo platos tan simples y deliciosos como hojas de alcachofa con vinagreta. También es posible cocer las alcachofas y beber el agua resultante, ya que este líquido es muy diurético y ayuda al cuerpo a depurarse. Eso sin olvidar los comprimidos que podemos consumir o complementos alimenticios que contengan una base de alcachofa. Pero si lo que realmente deseáis es depurar el cuerpo lo mejor es ir a una parafarmacia o herbolario y pedir un producto rico que esté hecho a base de alcachofa, diente de león y cardo mariano, los cuales en conjunto son muy diuréticos y ayudan a luchar contra las transaminasas altas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz