Tatuajes en verano, consejos para su protección

Tatuajes en verano

Por una u otra razón nos podemos haber hecho tatuajes en verano, algo que no todo el mundo recomienda, debido al calor, pero es cierto que el tiempo o el momento del año no suelen ser lo que nos lleva a decorar nuestra piel en mayor o menor medida. Son otros motivos los que nos dan la idea de hacerlo y por lo tanto es muy posible que terminemos en verano con algún nuevo tatuaje en el cuerpo. ¿Qué hacemos para reforzar la protección si hemos tomado la decisión? Es importante que tengamos en cuenta algunos consejos que nos ayudarán a estar más tranquilos.

Tatuajes en verano, adiós a la playa

No seamos tan drásticos, podéis pasear un poco por la playa e incluso mojaros los pies, porque no sabemos exactamente dónde tenéis el tatuaje. Pero lo que no podéis hacer es tomar el sol. De eso os podéis ir olvidando aunque os duela. Por eso es recomendable que no nos hagamos un tatuaje en verano si estamos pensando en ir a la playa al día después. Eso quedaría descartado. Tenéis que intentar evitar el contacto directo con el sol, puesto que los tatuajes y sus rayos no son precisamente buenos amigos. Y esto deberíais hacerlo durante al menos dos semanas, aunque todo puede variar dependiendo del aspecto de vuestro tatuaje, de si tiene color o es simple tinta negra y también dependiendo del tamaño que lo represente.

Ahora toca protegerte del sol

Ya han pasado unas semanas y tienes visto bueno para que tu nuevo tatuaje pueda ver la luz del día. En ese caso lo que hacemos es aumentar la protección por todos los medios posibles. Tenemos que ponernos crema de protección solar que nosotros recomendaríamos llevar hasta un factor 50. Hay quienes seguro que os recomiendan 30, porque es lo que se suele decir, pero incluso con treinta hemos visto casos en los que no os gustaría estar, eso os lo aseguramos. Por eso es mejor que lleguéis al 50, que al fin y al cabo tampoco es tan complicado, dado que este tipo de protector se vende en cualquier tienda al estar pensados para niños y pieles sensibles. Por otro lado, seguro que recuerdas que hemos hablado en ocasiones sobre cómo tomar el sol. Pues todo lo que dijimos en su momento se aplica también a quienes llevan tatuajes.

Lo más importante es recordar que protegerse ante el sol no es “me pongo crema al salir de casa y estoy protegido las 24 horas”. No funciona así. La crema solar se absorbe y tenéis que aseguraros de que vuestro cuerpo recibe la cantidad necesaria de protección de forma constante. Por eso mismo tendremos que aplicarnos más crema durante periodos de un máximo de tres horas. De esa manera estaréis asegurando que el tatuaje no sufra ningún tipo de daño. Es bueno que hagamos todo lo posible para preservar la crema solar (por lo que si os dais un baño tendréis que poner más al salir de este).

Consejos para los tatuajes

A la hora de protegernos contra el sol tampoco es mala idea que llevemos el propio tatuaje tapado todo lo posible. Habla con tu tatuador para que te proporcione algunas indicaciones o que te de consejos sobre cómo gestionar el tiempo que va estando el tatuaje en vuestra piel. En el peor de los casos lo que puede ocurrir es que la tinta no se quede tan afianzada como debería, así que por eso hay que proteger el tatuaje todo lo que sea posible.

Otros consejos útiles

También vamos a recomendaros que por ninguno de los motivos os metáis en una cámara de rayos uva cuando llevéis un tatuaje que os hayáis hecho hace poco tiempo. El proceso será realmente negativo y actuará en contra del tatuaje, por lo que es posible que cuando salgáis de la cámara os llevéis una desagradable sorpresa. Lo mismo podemos decir de otros métodos alternativos para broncearnos. La realidad es que si lo que necesitáis es ganar color rápidamente para vuestra piel lo que deberíais hacer es pensar en alguna de las cremas o sprays que venden y con los que podemos ponernos morenos de forma casi automática, aunque artificial.

Con un tatuaje reciente tampoco deberíais hacer mucho ejercicio, no os bañéis en la playa de forma prolongada, puesto que podría pasarle factura al dibujo y aunque tapéis el tatuaje con ropa, no lo hagáis con una que esté ceñida. Sabemos que en verano a algunas personas les gusta ir con ropa ceñida que realce su figura, pero en este caso es algo que desaconsejamos debido a lo que puede acarrear de forma negativa. Con estos consejos os aseguraréis de que los tatuajes en verano no producirán efectos nocivos y que podréis lucirlos, unas semanas después, con gran orgullo y satisfacción. Al fin y al cabo, si hemos pasado por un proceso para tener un bonito tatuaje, lo que querremos es que se mantenga lo más protegido posible durante las semanas posteriores a su obtención.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz