Tanorexia: adicción al sol

La tanorexia es un cuadro que se caracteriza por el deseo compulsivo de estar bronceado todo el tiempo: una especie de adicción al sol que puede traer varias consecuencias indeseadas, tales como manchas, arrugas, queratosis solares e, incluso, llevar a desarrollar cáncer de piel.

Los tanoréxicos con “adictos al moreno”, de aquí que se sientan siempre impulsados a tomar sol toda vez que les sea posible, y de hacer uso de toda herramienta que esté a su alcance para adquirir en la piel una tonalidad bronceada, tales como las cabinas de rayos UVA.

“Se trata de un trastorno dismórfico corporal, incluido en el término dismorfofobia, que incluye otros como la anorexia o la vigorexia”, explicó el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV

), el doctor Julián Sánchez Conejo-Mir.

Tal así como la tanofobia (miedo al sol), la tanorexia es una adicción estética peligrosa para la piel. Según apuntó este profesional, los dermatólogos suelen atender, por día, entre unos 20 y 25 pacientes con este trastorno.

Sánchez Conejo-Mir especificó que la tanorexia suele darse más en los jóvenes, mientras que, por el contrario, el miedo al sol se da en las personas mayores.

Lo cierto es que las personas adictas al bronceado pueden presentar síntomas tales como “ansiedad por no perder el tono“, tener la necesidad interior de hacer “competencias entre amigos y familiares por ver quién está más bronceado” y tener una total distorsión de la realidad, ya que se ven “blancos” cuando no lo están.

Además, suelen hacer uso y abuso de las cabinas de bronceado, en especial, durante los meses de invierno o no estivales. En este sentido, el experto recordó que “una sesión de 7 u 8 minutos equivale a un día entero de sol”. Y, lo peor es que quien toma estas sesiones suele ir varias veces por semana, “lo que al final es mucha radiación”.

Finalmente, destacó que entre las consecuencias de la tanorexia no sólo se incluye un mayor envejecimiento de la piel y manchas, sino también, en casos más graves, desarrollo de cánceres.

Aún más, los expertos han alertado que es la culpable de que los casos de cáncer dérmico aumenten cada año un diez por cierto. “En dos o tres años de tanorexia, la piel envejece y a los cuatro o cinco, puede aparecer el cáncer de piel”, alertó el doctor Sánchez Conejo-Mir.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se diagnostican cerca de 130.000 melanomas y, más de dos millones de casos de otros cánceres cutáneos, observando un incremento de la incidencia en los últimos años de entre un 3 y un 8 por ciento.

En España, los datos más actualizados revelan que hay 4.000 nuevos casos de melanoma al año, con un balance del 90 por ciento de muertes.

Vía Saludalia

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz