Síndrome del túnel carpiano, consejos para aliviarlo

Síndrome del túnel carpiano

Hormigueo en las palmas de las manos, dolor al agarrar objetos o torpeza al utilizar las manos para cambiar cosas de sitio o simplemente cargar con una prenda de ropa o bolsa. ¿Has experimentado estos síntomas últimamente? Si la respuesta es sí es porque posiblemente sufras del síndrome del túnel carpiano. Esta dolencia afecta al nervio mediano situado en la palma de la mano y su fin es lanzar las “órdenes” de mover el pulgar, dedo índice y medio. Si este nervio se inflama aparece un dolor y hormigueo constante a la vez que resulta difícil sujetar objetos por culpa de la debilitación muscular que padecemos.

El origen de esta dolencia pueden ser dos tipos: haber nacido con un túnel carpiano pequeño o realizar movimientos rutinarios, como agarrar cosas o usar maquinaria vibratoria que afecta directamente a las manos (por ejemplo un martillo neumático). Como es evidente, ante las primeras señales hay que ir al doctor para que vea la gravedad de vuestro caso y marcar unas pautas para eliminar el dolor, como eliminar cualquier actividad que proporcione tensión a las muñecas. Por nuestra parte, os daremos una serie de ejercicios para hacer a lo largo del día con el objetivo de ejercitar los músculos de la mano al mismo tiempo que aliviamos la inflamación que sufre el nervio mediano por culpa del síndrome del túnel carpiano.

Estiramientos para el síndrome del túnel carpiano

Este ejercicio es muy similar a la postura más básica del yoga para aprender a respirar de forma correcta. El fin de este estiramiento no es inspirar e inhalar, sino estirar los dedos y las muñecas con la única meta de aliviar la hinchazón de la zona. Para ello tan solo hay que juntar ambas manos, acomodando bien los dedos de una mano sobre los de la otra (y lo mismo con los pulgares). Es importante que para este ejercicio no hagáis fuerza con las manos. Tenéis que sentir cómo los músculos se estiran con suavidad de manera lenta. Evidentemente, si sentís dolor es mejor detenerse y descansar un poco.

Una vez tenéis ambas manos juntas frente a vuestro pecho el siguiente paso es bajarlas lentamente hasta llegar a vuestro vientre, sin separar ni un instante las palmas. Como ya hemos dicho, hay que sentir cada movimiento y notar cómo cada estiramiento implica a la vez que afecta a todos los músculos de la mano. Una vez llegamos al vientre hay que mantener la postura 30 segundos y volver a subir al pecho. Se recomienda hacer 8 repeticiones sin importar el número de series que hagamos. Aunque hay personas que prefieren ir racionalizando este ejercicio, haciéndolo a diferentes horas del día en un total de 40 estiramientos de dedo al día.

Estiramiento de muñeca

Aquí tenemos un ejercicio un poco más intenso que el anterior, pero a la vez es de los más útiles para combatir esta neuropatía periférica. Esta rutina es tan simple como extender por completo el brazo correspondiente a la mano que queremos ejercitar, manteniendo la palma hacia vosotros. Con la mano contraria debéis hacer fuerza, doblando con suavidad y lentitud la mano del brazo extendido. Como en el estiramiento de dedos, no hay que provocar tensión en la muñeca, hay que sentir cada movimiento y ver cómo este afecta a la mano. Esta postura hay que mantenerla durante 30 segundos.

Si sentís alguna molestia o pinchazos debéis deteneros automáticamente, porque eso significará que la mano está recibiendo más tensión de la que vuestro nervio medio puede soportar. Este ejercicio se debe hacer en una serie de 5 repeticiones. Existe una variante de este ejercicio poniendo la palma de la mano, manteniendo los dedos rectos y doblando la mano hacia el interior de la muñeca. Este ejercicio, a diferencia del anterior, provoca que toda la tensión se centre en la muñeca. Por eso es interesante intercalar gestos para ejercitar tanto la muñeca como la palma de la mano.

Rotación de muñeca

¿Recordáis el movimiento natural de la mano al hacer pesas con mancuernas? Ese es el gesto que debemos hacer para este problema en la muñeca, pero sin utilizar ningún tipo de peso. Si sufrimos síndrome del túnel carpiano resulta casi imposible sujetar una mancuerna sin sentir dolor o tener el riesgo de hacerse daño por culpa de la pérdida de fuerza de la mano. Por eso este ejercicio es una rutina de simulación que ayuda a la muñeca a fortalecerse con un gesto suave y poco agresivo para el nervio medio.

Para esta rutina tan solo hay que sentarse en una silla o sofá y apoyar el codo en el muslo, sin presionar para no haceros daño. Tras ello simplemente debéis cerrar el puño y mover el brazo arriba y abajo, haciendo una serie de 20 repeticiones. Con esta rutina os aseguraréis de ayudar de manera importante a vuestras manos y muñecas para que el síndrome del túnel carpiano no sea un problema tan doloroso.

Foto: handarmdoc

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz