Si dejas de fumar, no descuides el ejercicio y la dieta

publicidad tabaco OMS

Todos sabemos que si se fuma, una de las mejores decisiones que se podrían tomar para este año, en materia de nuestra salud, es dejar de hacerlo.

Si te has decidido recuerda que para neutralizar el aumento de peso tras dejar el tabaco es necesario combinar una adecuada dieta con la práctica de ejercicio físico; esta recomendación que puede parecer un tanto innecesaria, no lo es, y ha sido recordada por una especialista en el tema, Justa Redondo, del Comité Argentino para la Prevención del Tabaco.

Este fenómeno que se da sobre todo en los primeros meses posteriores al haber dejado el vicio se lo conoce como “síndrome de abstinencia”. Las mujeres, los menores de 55 años, y quienes han fumado una cantidad de más de 15 cigarrillos diarios son, según el criterio de esta especialista, los principales candidatos a notar esos kilos de más, cuya génesis empieza a ser conocida ahora.

El aumento de peso se produce por la falta de la habitual nicotina que “modifica los procesos termorreguladores y tiene como efecto el que se depositen más sustancias grasas en el organismo”, explicó. Además, también puede influir en que aumente la ingestión de alimentos debido a la recuperación del olfato y el gusto.

No obstante, Redondo advirtió que esta ganancia coyuntural de peso, que está establecida en una media de 2,5 kilos, “puede ser fácilmente neutralizada” a través de una dieta equilibrada y de la práctica regular de actividad física.

Con respecto a los síntomas relacionados con el síndrome de abstinencia la experta explicó “que se presenta escasas horas después de haber dejado el tabaco y que aunque alcanza su máxima expresión durante los dos días siguientes”. Además, estos síntomas “no desaparecen hasta pasado un mes, aproximadamente”, aunque “el aumento del apetito pueda llegar a mantenerse durante meses”.

En cuanto a los beneficios de abandonar la nicotina, Redondo recordó que más allá de que los problemas con el peso tengan más incidencia más en las mujeres, también son ellas las que obtienen más beneficios, incluso de índole estética: mejora el cutis y retrasa incluso la aparición de arrugas.

Sin embargo, estos beneficios no son los más relevantes: “lo principal es que se mejoran todos los parámetros de salud y de prevención, y más aún si estas mujeres están embarazadas“.

Con respecto a este último tema, Redondo alertó sobre el peligro de fumar durante la gestación: no sólo suele influir en el bajo peso al nacer, sino que también puede aumentar el riesgo de nacimientos prematuros, o incluso, provocar muertes perinatales.

Vía Hispavista

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz