Seis preguntas y respuestas sobre el cáncer de próstata

Seis preguntas y respuestas sobre el cáncer de próstata 1

El cáncer de próstata es uno de los que mayor incidencia tienen entre la población masculina adulta. En este post de Vitadelia te contamos seis claves para entenderlo y para prevenirlo. Preguntas y respuestas para estar más informado y sepas como actuar llegado el caso.

¿A partir de qué edad hay que empezar a prestarle más atención?

Por lo general, el riesgo va aumentando con la edad. Se aconseja hacerse revisiones urológicas a partir de los 50 años para detectar a tiempo cualquier tipo de anomalía.

¿Hacer pis con más frecuencia es un posible síntoma?

Con la edad, la próstata se va tornando más grande y puede obstruir la vejiga o la uretra (trastorno conocido como hiperplasia benigna de próstata), proceso que, sin ser maligno, puede ocasionar síntomas parecidos al cáncer, como es el ir con mayor frecuencia al baño a orinar, sobre todo, por las noches.

¿Es el análisis de sangre que mide el nivel de PSA la prueba más fiable para detectar el cáncer de próstata?

PSA es la sigla de “antígeno prostático específico”, cuya producción se incrementa cuando aparece un tumor en la próstata. Aunque no equivale a un diagnóstico de cáncer, sí es un buen  marcados de la presencia de células tumorales. La mayoría de los hombres que tienen un índice de PSA elevado no desarrollará un cáncer en esta glándula, ya que no se producirá un crecimiento descontrolado de esas células, ni se diseminarán fuera de ella.

No obstante, un estudio europeo publicado hace un tiempo en The Lancet apuntó que la determinación del PSA reduce la mortalidad por cáncer de próstata en un 27 por ciento.

Una vez detectado el cáncer ¿es mejor esperar a ver la evolución antes de tratarlo o actuar de manera inmediata?

Como en todos los tumores, cuanto antes se actúe, mucho mejor. Un tumor pequeño siempre implica menos riesgo y provoca menos efectos secundarios que uno de mayor tamaño.

 ¿De entre todas las posibilidades de tratamiento, cuáles son las más eficaces?

De todos los posibles tratamientos, los que mayor capacidad de curación han demostrado con evidencia científica son la cirugía y la radioterapia. La cirugía consiste en la extirpación de la glándula que se puede realizar abierta o bien por laparoscopia, y puede preservar los nervios y músculos que regulan la función sexual y la micción.

La segunda opción, la radioterapia, que puede ser un complemento de la cirugía, consiste en el uso de radiación focalizada para destruir las células tumorales. La innovación en las técnicas de tratamiento con radiación han hecho posible que los efectos secundarios de la radioterapia sean actualmente mucho menores y de baja incidencia.

¿Es verdad que la cirugía genera impotencia o incontinencia?

Sí, no se trata de un mito, sino de una realidad. Los principales efectos secundarios de la cirugía son la incontinencia urinaria, en algunos casos reversible, y la impotencia sexual.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz