Según un estudio norteamericano, los hombres pensarían 19 veces al día en sexo -las mujeres, 10-

Si bien muchas veces se suele exagerar con respecto a los hombres y la cantidad de veces al día que piensan en sexo, sí es cierto lo hacen más frecuentemente que las mujeres, al menos según los datos de un estudio realizado por la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos).

Según este trabajo los hombres pensarían en sexo unas 19 veces al día, mientras que las mujeres lo harían casi en la mitad de esta proporción, una 10 veces.

Pero además del sexo, los hombres también pensarían más a menudo en otras cuestiones relacionadas con el físico como son el comer y dormir que sus pares femeninas: los primeros pensarían en comer unas 18 veces (las féminas, unas 15), y unas 11 veces en descansar (las mujeres, unas 8 veces).

Para llegar a estas conclusiones, la psicóloga Terri Fisher -y su equipo- analizó los pensamientos de un grupo de estudiantes (de entre 18 y 25 años) compuesto por 163 hombres y 120 mujeres, quienes recibieron una especie de pulsador que debían pulsar cada vez que pensaran en uno de los tres temas pedidos: sexo (sea en una fantasía, una imagen erótica, un recuerdo, etc), comida o descanso. La prueba se extendió por una semana.

Estos cuestionarios, junto a otros cuestionarios psicológicos realizados en relación con los comportamientos generales, los niveles de deseo, hábitos y demás, llevaron a los investigadores a concluir que “entre los hombres y las mujeres no sólo existe diferencia a la hora de pensar en sexualidad, también en la comida o el sueño“.

De todos modos, y como destacó la principal autora del trabajo, la diferencia no es especialmente significativa. De hecho, estos datos desmitifican de alguna manera el hecho de que por ser hombre se piense mucho más en sexo. “Depende de otras cuestiones biológicas“, concluyó.

Otro especialista español consultado, Manuel Lucas, quien es además secretario general de la Academia Internacional de Sexología Medica, se expresó en acuerdo: “El pensamiento y el impulso sexual depende de la biología, del curriculum personal a nivel psicológico, de lo que ha pasado y cómo ha sido educada y de todo el proceso de sexuación (que conlleva elementos biológicos, socioculturales y educativos). En este aspecto, cada persona es única e irrepetible, por lo que es difícil generalizar y separar entre hombres y mujeres, rubios y morenos, etc.”.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz