Según estudio, el contenido de sal de muchos alimentos procesados es mayor que hace unos años

Según estudio, el contenido de sal de muchos alimentos procesados es mayor que hace unos años 1

Al mismo tiempo que se sigue pidiendo la reducción del contenido de sal en muchos de los alimentos envasados, el nivel de este ingrediente habría aumentando en los últimos años en un 6 por ciento, según un informe realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), basado en el análisis de 209 productos de alto consumo.

No obstante, esta evolución no ha sido igual en todos los grupos y, de hecho, en diez de ellos, el porcentaje habría bajado: en las croquetas y empanadillas, verduras congeladas y en conserva, arroz y pasta, los caldos, cremas y sopas, tomate frito, las latas de atún y mejillones, las pizzas, queso fresco, pan de molde y en las patatas fritas.

Por el contrario -siempre según el estudio de OCU- en ciertos alimentos como los platos preparados de carnes y pescados, jamón cocido, y en los bollos y galletas, el contenido de sal habría aumentado en más del 110 por ciento.

El pan, por su parte, merece una mención aparte, ya que este alimento de consumo cotidiano suele suponer casi la mitad de la ingesta diaria de sal recomendada (2,2 gramos).

En concreto, este análisis comparó el nivel de sal en los productos actuales con el que figuraba en el año 2006, y los resultados han sido bastante poco alentadores en muchos de los alimentos de mayor consumo.

Desde OCU se concluyó que el nivel elevado de sal en muchos alimentos es “evitable” y que, por ende, los consumidores deberían conocer esta información y limitar o reducir su ingesta diaria. La clave pasa entonces por evitar o comer lo mínimo posible aquellos alimentos procesados salados, como pueden ser los caldos, cremas y sopas, y los embutidos.

Al momento de cocinar en casa, será necesario también disminuir el nivel de este condimento utilizado y, en el mejor de los casos, reemplazarlo por limón, ajo, hierbas aromáticas y limón.

Otro consejo de la OCU es, al momento de comprar, comparar el nivel de sal en distintos paquetes del mismo producto (diferentes marcas) y elegir el que su nivel sea menor. Si la cantidad de sal viene expresada en sodio, se lo debe multiplicar por 2,5 para obtener el nivel real de sal del alimento en cuestión.

Vale recordar que el abuso de sal en la dieta está directamente relacionado con varios problemas de salud: la hipertensión en primer nivel, pero también con la retención de líquidos, obesidad o incluso problemas cardiovasculares.

Los estudios llevados a cabo por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) señalan que los españoles toman el doble de sal (10 gramos) de la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) (cinco gramos) para la población en general.

Estos estudios también revelan que el 75  por ciento de la sal que tomamos a diario viene de los alimentos procesados.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz