Sedentarismo, consecuencias terribles si eres su víctima

persona sedentaria

Está más que comprobado que el ejercicio físico es fundamental para llevar una vida saludable. Si a la práctica de hacer deporte le unimos una dieta equilibrada nos mantendremos en forma y además mejoraremos el funcionamiento de nuestro organismo. Llevar a cabo estas actividades sería lo ideal pero no todas las personas siguen estas pautas, dado que hay mucho sedentarismo en el mundo entero.

Hace poco el Instituto DKV realizó un estudio cuyos datos revelaron que en España solo una de cada tres mujeres se preocupan por su salud. Nos referimos a que practican deporte a diario, cuidan su alimentación o descansan las horas medias establecidas. Todo ello ha hecho que aumente la preocupación por los malos hábitos que se están adquiriendo, principalmente por el mencionado sedentarismo. Aunque todos sabemos lo que es, no entendemos bien todas las consecuencias negativas que puede traernos llevar una vida sedentaria. Por eso hoy te hablamos de ello, para que lo tengas en cuenta por si quieres cambiar algo en tu día a día.

Sedentarismo, sobrepeso seguro

En el momento en el que hablamos de sedentarismo pensamos de forma automática en la falta de movimientos. Una persona que apenas hace ejercicio y que se pasa muchas horas del día sentada es evidente que lleva una vida sedentaria. La falta de actividad física conlleva que cojamos peso, a veces de manera exagerada, puesto que no quemamos esas grasas que se van acumulando en nuestro organismo. Por norma general se suelen retener en los muslos y en el abdomen, aunque no son las únicas zonas. El sobrepeso es un mal muy negativo que puede acarrear otro tipo de dolencias y enfermedades. Si quieres evitar esta situación lo mejor que puedes hacer es salir a correr, practicar algún deporte o planificarte una tabla de ejercicios. El movimiento es fundamental. Por supuesto, no olvides combinarlo con una dieta sana donde predominen alimentos como frutas y verduras.

Enfermedades orgánicas

Otro de los problemas a los que nos enfrentamos cuando llevamos una vida sedentaria es que somos más propensos a padecer enfermedades, sobre todo aquellas que afectan a órganos principales. Las más habituales son las de tipo cardiovascular, como puede ser la hipertensión o tener el colesterol alto. Si nos pasamos gran parte del día sin hacer ningún tipo de ejercicio el sistema circulatorio se resiente y empeora considerablemente. Lo ideal para evitar estos males es llevar una dieta equilibrada donde se incluya una gran cantidad de cereales, fruta y siempre que puedas cocinar o acompañar los alimentos Con aceite de oliva.

Las enfermedades que afectan al hígado también son habituales entre las personas sedentarias. En este caso la falta de movimiento hace que se acumulen grasas en este órgano, provocando así un mal funcionamiento del mismo. Como ocurre en los otros casos, para prevenir las dolencias hepáticas combina una buena dieta con ejercicio físico diario.

Otras afecciones importantes

Además de las enfermedades que te hemos comentado en el apartado anterior el sedentarismo puede acarrear otras afecciones entre las que se encuentra la diabetes. Muchos estudios han confirmado que existe una estrecha relación entre sufrir sobrepeso y las personas que padecen esta enfermedad. No te creas que es más habitual en los ancianos, porque esto puede darse a cualquier edad. Una vez más te recomendamos que practiques deporte para evitar males mayores y que sobre todo sigas a rajatabla la dieta mediterránea.

consecuencias del sedentarismo

El sedentarismo también puede hacer que tus huesos y tus músculos se resientan. Tanto es así que a veces las dolencias en estas partes del cuerpo pueden llegar a convertirse en fibromialgia. Por tanto, el dolor se volverá crónico, sobre todo en las articulaciones. Lo mejor que puedes hacer para acabar o por lo menos disminuir esas molestias es llevar a cabo una dieta en la que haya una gran variedad de alimentos. Los cereales, las frutas, las verduras y las comidas que contengan una elevada cantidad de Omega 3 son los mejores. Además, debes evitar a toda costa tomar algún tipo de bebida alcohólica, puesto que desgastan mucho nuestro cuerpo y además son muy dañinas para el organismo.

Tenemos que ponernos en movimiento

A pesar de que los datos que nos ha ofrecido el estudio del Instituto DKV se referían principalmente a mujeres, esto no quiere decir que los hombres no sean sedentarios. Pero sí es cierto que en los últimos años las mujeres han experimentado más cambios negativos en este sentido. Por eso es conveniente tenerlo en cuenta y comenzar a cambios nuestros hábitos de vida cuanto antes. Dejar de ser sedentarios no es tan complicado, solo hay que escapar de ese vicio en el que nos hemos metido y que hace que pasemos más tiempo sentados que en movimiento. Si esto lo unimos como decíamos antes a una buena alimentación no deberíamos sufrir ninguna consecuencia negativa. Y día a día, a medida que nos alejemos del sedentarismo, nos encontraremos mucho más en forma.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz