¿Se puede seguir amamantando si se está embarazada?

bebe

Aunque muchos médicos dicen a las madres lactantes que han vuelto a quedar embarazadas que deben dejar de dar el pecho a sus bebés, muchos especialistas en lactancia dicen que, por el contrario, no tiene riesgos para el bebé, salvo casos puntuales.

Esta práctica, y la que se conoce como lactancia en tándem (cuando siguen dando el pecho al bebé anterior después del nacimiento del segundo), es vista por muchos como algo negativo. No obstante, otro gran porcentaje de especialistas aseguran con no conllevan ningún riesgo ni problema, ni para el bebé o bebés ni para la madre.

Existe la creencia de que dar el pecho durante el embarazo podría ser causa de parto prematuro o de aborto. La explicación estaría dada por la oxitocina, una de las hormonas de la lactancia, que también es la que provoca las contracciones del útero durante el parto. Sin embargo, la Asociación Española de Pediatría (AEP), en su ‘Guía para profesionales’ sobre lactancia materna, asegura que “no se ha publicado ningún caso de aborto o parto prematuro provocado por la lactancia“.

El caso es que, al principio de la gestación, el útero contiene muchos menos receptores de oxitocina que tras el nacimiento. La cantidad de receptores aumenta hasta doce veces a lo largo del embarazo y se triplica antes de que comience el trabajo de parto, explicó Zule Millás. De este modo, y a pesar del incremento en la presencia de esta hormona, no haya contracciones antes de tiempo.

Qué hacer con embarazos considerados de riesgo

Desde la AEP, se ha apuntado sin embargo que la lactancia materna se debería evitar “en algunas situaciones especiales, como en gestaciones múltiples, antecedentes de abortos o partos prematuros”.

Pero en embarazos que no son de riesgo: “la evidencia científica es muy clara: amamantar durante la gestación es seguro para la madre, para el feto y para el hijo mayor”.

Beneficios de la lactancia durante el embarazo y en tándem

Para los niños, la lactancia materna durante el embarazo y en tándem no solo no ofrece riesgos, como a menudo se teme, sino que tendría sus beneficios. Los recién nacidos que lactan en tándem con su hermano mayor perderían menor peso al nacer y lo recuperarían más rápido. Esto se debería a que el otro niño ayuda a estimular una producción de leche de manera ininterrumpida. Así, la “subida” de leche se da con mayor facilidad y rapidez.

En las últimas semanas del embarazo y tras el parto, el niño mayor ingiere calostro, que representa “un chute de inmunidad, una vacuna gratis”, según definió Alba Padró. Esto lo torna más resistente a las enfermedades, y de esta forma también beneficiaría al hermano pequeño, sobre todo si el otro ya asiste a la guardería o al colegio. Importante: la producción de calostro no es ilimitada, por lo cual la prioridad la debe tener siempre el recién nacido.

La lactancia en tándem “parece ayudar a una mejor adaptación de los hermanos, permite sobrellevar mejor los episodios de celos y crea un vínculo muy especial entre ambos“, se destacó desde la AEP.

Finalmente, para la madre, la posible ingurgitación mamaria (leche acumulada en los pechos, que hace que estén demasiado llenos) se vuelve algo menos frecuente y más raro.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz