Sangre en la orina, causas que la provocan

Sangre en la orina causas posibles

Si un día vamos al baño y vemos sangre en la orina lo más posible es que nos asustemos. Es lógico y no tenéis que sentiros raros por ello. ¿Quién se imagina que pueda sangrar por esa parte del cuerpo? Es decir, no se trata de algo que esperamos que ocurra. Lo más habitual es preocuparse y comenzar a pensar mal, pensar en todas esas cosas que nos pueden estar ocurriendo para que eso pase. No obstante, en ocasiones los motivos no son tan drásticos como podríamos imaginar y simplemente se trata de algo que tiene fácil solución. ¿Os animáis a profundizar un poco en ello para saber cuál puede ser el motivo de que esto pase? Ya veréis como os quedáis un poco más tranquilos.

Sangre en la orina, principales causas

Antes de hablar de cómo se define la aparición de sangre en la orina y los tipos que se pueden producir queremos ir directamente a las causas para coger al toro por los cuernos. Diremos que es lógico que nos preocupemos si vemos sangre cuando orinamos, dado que esto significa que se puede haber producido una filtración de las células sanguíneas en la orina, lo que nos estaría confirmando un problema interno respetable. En otros casos la causa puede deberse a otras circunstancias.

En la mujer que esto ocurra es posible que se deba a la menstruación, mientras que en hombre y mujer el problema quizá está relacionado con que no hayamos tenido cuidado en nuestras relaciones sexuales. Si nos hemos comportado de una manera demasiado intensa o la práctica es muy reiterativa, es posible que hayamos producido algún tipo de desgarro que lleve a que veamos la sangre al orinar. Otro de los motivos frecuentes se encuentra en que estamos sufriendo una infección en el tracto urinario u otro tipo de infección en alguna de las partes que tienen presencia en la producción de orina, como el riñón. De manera relacionada también puede ocurrir debido a que tenemos piedras en el riñón (o en la vejiga), a que hemos sufrido algún tipo de herida o a que nuestros riñones tienen otro problema o enfermedad. Por regla general, una vez se han descartado posibles causas físicas, donde se suele depositar la mirada cuando vemos que hay sangre al orinar es en los riñones, donde es frecuente que haya ocurrido algo.

Esas se podría decir que son las causas más comunes y las que no deberían preocuparnos al extremo. El grupo de causas más preocupantes incluye enfermedades realmente graves que sí habrá que asumir y ser fuertes para poder enfrentarnos a ellas. Hay dos partes del cuerpo en las que podemos sufrir un cáncer que derive en que veamos, como síntoma, que tenemos sangre en nuestra orina. Se trata del cáncer de vejiga y el de riñón como podéis haber deducido. Que tengamos los riñones poliquísticos es otra enfermedad grave que puede darse, así como problemas en la próstata (en el caso de los hombres) o en el resto del tracto urinario para ambos sexos. Si tenemos coágulos en la sangre pueden ser los que estén provocando que ocurra esto en la orina y como última causa diremos que es posible que se trate de un efecto secundario de determinadas medicinas que posiblemente no podamos dejar de tomar (como el cytoxan, que sirve para luchar contra el cáncer).

Sangre en la orina en análisis

Dos tipos de hematuria

La hematuria es el nombre que le damos al momento en el cual detectamos que hay sangre en nuestra orina. Hay dos tipos: hematuria macroscópica y hematuria microscópica. El aspecto importante a tener en cuenta para saber diferenciar ambos tipos de hematuria es que una de ellas se puede ver a simple vista y la otra no. Así de fácil es tener la oportunidad de identificarlas. En el caso de la macroscópica es cuando la podemos ver. El color de la sangre puede ir desde un tono rosado hasta uno más oscuro que tiene aspecto de Coca-Cola. Dependerá del tipo de problema que estemos sufriendo o de la mayor o menor cantidad de células sanguíneas. La hematuria microscópica solo se puede detectar con un análisis y no suele producir ningún otro tipo de síntoma, por lo que es difícil llegar a ella salvo con análisis de control.

¿Y qué hacer si descubrimos que tenemos sangre en la orina? Lo más importante es consultar cuanto antes con nuestro médico para que pueda solicitarnos pruebas y un análisis con la intención de saber qué puede haberla provocado. La hematuria puede desaparecer sin más y que no haya nada de lo que preocuparse o que se convierta en uno de los síntomas de algo más grave. En ese último caso sería necesario cortar de raíz el problema original para que no se vuelva a producir el sangrado en la orina. Y en aquellas situaciones en las que sea necesario utilizar antibióticos resultará adecuado realizar un análisis de la orina final para constatar que ya haya desaparecido el problema que la estuviera generando.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz