Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Rayos solares:  UVA y UVB

Rayos solares: UVA y UVB

Foto de Rayos solares:  UVA y UVB

El verano cada vez está más cercano, y ya hemos dicho varias veces en Vitadelia que ahora, más que nunca, es necesario proteger la piel con protectores solares adecuados, en todo momento del día que se esté expuesto, para reducir así los riesgos de sufrir  algún tipo de complicación, que puede ir desde un envejecimiento prematuro hasta la posiblidad de desarrollar cáncer.

En este contexto, seguramente leerás varias veces “rayos UVA” y “rayos UVB“, pero muy posiblemente no te quede bien en claro qué cuáles son las diferencias entre ambos tipos de radiaciones solares. Pues bien, si es tu caso, veamos entonces de modo resumido las características de cada uno, y sus diferencias entre sí:

-Rayos UVA: este tipo de radiación es menos probable que “queme” la piel, sin embargo, tiene la capacidad de penetrar la piel con  facilidad y llegar a las capas más profundas. Además, un punto importante a considerar es que este tipo de rayos pueden incluso atravesar las ventanas, la ropa liviana o incluso el parabrisas del automóvil. Lo cierto es que los UVA pueden provocar daño en la dermis, y causar en principio resequedad, pérdida de la elasticidad y, con el tiempo, arrugas e incluso manchas.

-Rayos UVB: son los encargados de broncear la piel, pero por ello mismo, también son los causantes de las quemaduras. Y atención con este tipo de radiación porque es la responsable del cáncer de piel. Además, también puede atravesar las ventanas y no olvides que que aunque el día esté nublado, los rayos siguen estando presentes y, por lo tanto, quemar y dañar la piel.  

De cualquier modo, es necesario recordar que ambos tipos son, en mayor o menor medida, dañinos, por esto es necesario tomar los recaudos y protegerse de ellos. Así que si vas a la playa o planeas un día en el campo no olvides aplicarte protector solar de forma generosa, de unos 20 a 30 minutos antes de salir de tu casa, y de reforzar la protección cada dos horas. Si quieres ver más consejos para el bienestar de tu piel puedes leer estas recomendaciones básicas.

Anímate y déjanos tu comentario