Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Mitos y más mitos: Relación frío – resfrío, ¿qué hay de cierto?

Mitos y más mitos: Relación frío – resfrío, ¿qué hay de cierto?

Mitos sobre la salud abundan, y muchas veces, estas creencias erróneas pueden terminar, justamente, comprometiendo nuestro buen estado general. Uno de ellos,y  muy generalizado, tiene que ver con la relación frío - resfriado.

"Si tomas frío, te resfriarás". Si has salido un día lluvioso y te has mojado hasta la médula, es muy probable -y humano- que sientas mucho frío e incomodidad, y no estará para nada desacertado secarse y cambiarse de ropa ni bien regreses a tu casa e, incluso, darte un baño de agua bien caliente. Lo que sí es erróneo es pensar que podrías resfriarte luego de esta situación.

Hay que tener presente que los resfríos y/o gripes tienen un origen infeccioso de origen viral y que la forma de contagio es, o bien de persona a persona (al hablar, toser o estornudar, o dando la mano, la vía más directa), o a través de objetos contaminados (vasos, llaves, cubiertos, etc.).

Suele creerse asimismo que cuando el organismo está sometido a bajas temperaturas, las defensas caen y, por lo tanto, queda más vulnerable ante cualquier posible infección, no obstante, existe evidencia de que el sistema inmune se mantiene igual, más allá de las condiciones climáticas transitorias.

Ahora bien, quedaría entonces preguntarse porqué los resfríos y gripes se dan más en la época invernal: pues la explicación es que es éste el momento del año en el que los virus proliferan, al tiempo que la gente suele permanecer por más tiempo en lugares cerrados, buen caldo de cultivo para los virus y gérmenes.

Finalmente, recuerda: para evitar contagios, será esencial lavarte las manos de forma frecuente, desinfectar las superficies y extremar las medidas de higiene de tu hogar, oficina, lugar de trabajo, etc. Asimismo, asegúrate una alimentación sana y adecuada: abundante fruta y verdura, y, en especial, ricos en vitamina C y antioxidantes, para mantener tus defensas en alto.

Vía Askmen

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario