Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
La otitis, más frecuente en invierno

La otitis, más frecuente en invierno

Foto de La otitis, más frecuente en invierno

Durante el invierno, y sobre todo en los más pequeños, la otitis aumenta, en intensidad y frecuencia. Se trata de una de las afecciones más frecuentes en el oído medio, como otitis media – aguda o media – crónica, cuyo origen suele ser infeccioso viral y puede durar hasta unas dos semanas.

El secretario general de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL), el doctor Miguel Arístegui Ruiz, explicó al respecto que “en la otitis media-aguda predomina un dolor muy agudo e intenso“, y puede darse el cuadro de que el paciente pierda parte de su audición.

En estos casos, será esencial ir al médico, quien suele prescribir antibióticos para tratar al patógeno que la ocasiona. Pero también se dan casos de otitis media crónica que, de no tratar como corresponde, puede dejar secuelas de por vida, entre las que se encuentran la perforación, que produce a su vez supuración constante. En este caso, lo válido es la cirugía para solucionar el trastorno crónico.

También puede darse la neuritis vestibular, que aparece a consecuencia de una infección viral en el nervio vestibular.  En este caso, no se pierde transitoriamente la audición pero si genera un vértigo intenso que va cediendo con el paso de las semanas.

Al paciente “le cuesta recuperarse porque le queda un desequilibrio, al perder la función de un lado“, explicó el especialista. Para su tratamiento, añadió, se receta un sedante vestibular y fármacos para tratar los síntomas que produce el vértigo, que son nauseas, vómitos y/o sudoración.

En cualquiera de los cuadros descritos será necesario tener algo presente: procurar no introducir nada en el conducto, ya que puede terminar trayendo más daños que beneficios. En este sentido, Ruiz se refirió al típico remedio casero, de introducir un algodón con aceite (utilizado para calmar las molestias que ocasionan las otitis).

Lo mejor será, en todo caso, aplicarse calor seco y, si el dolor es muy intenso, ir a Urgencias por una consulta médica inmediata.

El especialista insistió en que  “cuanto menos se meta uno en el conducto, mejor“. Finalmente, y en el mismo sentido, aconsejó eliminar solamente la cera que se produce en el exterior del oído, sin hacerlo en la zona interna.

Anímate y déjanos tu comentario