Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
La importancia de conocer bien los métodos anticonceptivos y de desterrar algunos mitos

La importancia de conocer bien los métodos anticonceptivos y de desterrar algunos mitos

Foto de La importancia de conocer bien los métodos anticonceptivos y de desterrar algunos mitos

Aunque ya llevemos más de medio siglo desde la aparición y popularización de los métodos anticonceptivos modernos, aún suele haber bastante desinformación al respecto y varios mitos, o falsas creencias, que lo único que hacen es llevar al error y, por ende, reducir o anular su eficacia en la anticoncepción.

Uno de estos casos, y el más representativo, tiene que ver con los métodos anticonceptivos orales (ACO). Una creencia extendida es que hay que hacer pausas en la toma de pastillas anticonceptivas.

Al respecto, la OMS afirma que estos descansos son “perjudiciales”, ya que no sólo interrumpen la protección, sino que también llevan a la pareja a tener que “utilizar otros métodos que les son menos familiares, cómodos o confiables”.

En cuanto al DIU (o, dispositivo intrauterino), el problema es que también se lo suele asociar a ciertas enfermedades o inconvenientes, tales como el cáncer. Así también, varios profesionales comparten la creencia de que aumenta el riesgo de embarazo ectópico (fuera de lugar), así como de las infecciones.

Lo cierto es que ninguna de estas creencias tiene base científica o ha podido ser comprobada, por el contrario, se considera al DIU a uno de los métodos más efectivos y que se puede emplear de forma segura en cualquier circunstancia, como puede ser incluso después de un parto o de un aborto.

Incluso, en “aquellas mujeres que aún no han tenido hijos”, como bien señaló la ginecóloga Karina Iza, del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (CELSAM).

El preservativo, ya método de protección masculino, tampoco está exento de mitos: que disminuye el placer, que aprieta o molesta, y que se rompe con facilidad, son algunos de estos mitos más extendidos.

Lo cierto es que los condones de hoy en día son sometidos a exhaustivos controles de calidad y durabilidad. Por el contrario, los motivos más comunes de ruptura son errores en la técnica de la colocación, es decir, que si se manipula y coloca como corresponde, es también un método efectivo para la anticoncepción y para la protección ante infecciones y enfermedades de transmisión sexual.

En cuanto a los métodos quirúrgicos, el de ligadura de trompas en las mujeres y el de la vasectomía en los hombres, también suelen generar muchas dudas y faltar información al respecto.

En principio, suele ignorarse que estos métodos son legales y que pueden efectuarse en hospitales de forma gratuita, o bien deben ser cubiertos por las prepagas y coberturas médicas.

Un último dato, y bastante llamativo, es que un 25 por ciento de las mujeres en edad reproductiva no emplea ningún método de planificación familiar. El mayor responsable de errores y de embarazos no deseados suele ser el del “calendario”, en un 33 por ciento de los casos.

Mientras que los errores en la toma de las pastillas, se lleva un 26 por ciento de los errores, en el uso del preservativo, un 13 por ciento y en la falta de control del DIU, un 8 por ciento.

Vía Yahoo.com.ar

Anímate y déjanos tu comentario

  • dixon sanchez

    0200020210020102085445103222