Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
La astenia primaveral

La astenia primaveral

Con el cambio de estación son muchos los que comienzan a sentir ciertos síntomas y otros propios de una alergia que se conocen como "astenia primaveral", pero ¿qué hay de cierto?

Dentro de los síntomas que pueden aparecer se encuentra el sentir mayor cansancio, fatiga generalizada, insomnio, falta de concentración, irritabilidad y debilidad física y psíquica, entre otros, todos los cuales son relacionados con este supuesto trastorno, del cual, sin embargo, muchos expertos dudan.

El doctor Salvador Tranche, miembro de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFyC), hizo hincapié en que no se trata de "una enfermedad en sí, sino un pequeño trastorno adaptativo motivado por el cambio de estación y la hora, y el aumento de la luminosidad".

La sensación de cansancio y menor energía en general se debe, según los expertos, a que el cuerpo se está acostumbrando a la nueva temperatura y humedad de la recién llegada estación, lo que es una circunstancia temporal y, por ende, no es necesario recurrir a ningún tipo de fármaco. Este trastorno se "resuelve en pocos días y sin ninguna complicación".

Algo que sí suele suceder y puede ser molesto es la aparición de alergia al polen: según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), entre un 20 y un 25 por ciento de la población sufre rinitis alérgica.

Como este año no se registraron muchas lluvias, es muy posible que la primavera venga más suave para los alérgicos, aunque los profesionales recordaron "no bajar la guardia y medicarse cuando sea necesario".

De manera general, para combatir este malestar relacionado con la primavera, los expertos recomiendan, en primer lugar, mantener una buena dinámica de sueño, descansando entre 7 y 8 horas cada noche, así como llevar adelante una dieta regular y tener una rutina de actividad física.

Vía Cadenaser

Anímate y déjanos tu comentario