Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
La agorafobia

La agorafobia

Foto de La agorafobia

Dentro de las muchas fobias posibles que pueden sufrir los seres humanos, se encuentra la agorafobia, cuya etimología significa temor a los espacios abiertos o públicos con mucha gente. En específico, el término se conforma de la conjunción de “ágora”, plaza en griego, y “fobia”, miedo.

Estas personas evitan a toda cosa estar en sitios públicos o incluso les cuesta mucho salir de la casa, y pueden sufrir ataques de pánico de manera frecuente. En un grado severo, la agorafobia puede causar problemas de índole social y familiar, primero, y luego también laborales y académicos.

Este tipo de personas suelen requerir de una compañía que les de confianza y seguridad para salir. De no tratarse, este trastorno puede llevar a graves problemas de relación y de la vida cotidiana en general.

La agorafobia puede deberse a muchos motivos, algunos psicológicos y otros fisiológicos, entre éstos últimos puede darse como consecuencia de un desorden hormonal, como el hipertiroidismo o hipotiroidismo, arritmias, angina de pecho, asma, hipoglucemias, como parte del síndrome premenstrual o incluso por un embarazo que ocasiona cambios hormonales profundos.

Los síntomas, por su parte, van desde el sentir miedo a estar solo o perder el control cuando se está en público, miedo a la separación, ansiedad por estar en lugares donde la salida sea difícil, hasta sentimientos de desesperanza y de que el ambiente es irreal.

En todo caso, y siempre ante la primera sensación de pánico o angustia, lo recomendable será acudir a una consulta profesional. Siempre se podrá hacer un examen físico y una evaluación psicológica para tratar de diagnosticar el trastorno de angustia. Luego, se verá qué medidas y qué tratamiento será el más adecuado, según el caso.

Vía Vidaok

Anímate y déjanos tu comentario