Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
¿Qué es el colon irritable?

¿Qué es el colon irritable?

El colon irritable, o también conocido como síndrome del intestino irritable (SII), es un trastorno bastante frecuente, que afecta más a mujeres que a hombres, pero cuyas causas no están del todo claras, y puede deberse a varios factores.

Este problema lleva a dolor abdominal y cólicos, así como cambios en las deposiciones y otros síntomas relacionados que pueden llegar a ser muy molestos.

Se debe diferenciar de otros problemas como la enfermedad intestinal inflamatoria (EII), que incluye a la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa, ya que en el SII la estructura del intestino no se altera, sino que es su funcionamiento el que se modifica por un tiempo determinado.

Como se señaló, las causas del colon irritable no están del todo claras, pero puede deberse a una infección intestinal, o ya no tener que ver con bacterias, sino con excesivo estrés. Sucede que el colon y el cerebro están conectados, y como los nervios se vuelven más activos durante los momentos de estrés puede suceder que esta situación tenga su eco en los intestinos, que se tornen más sensibles.

Si bien el colon irritable puede darse a cualquier edad, suele presentarse durante la adolescencia o a principios de la vida adulta y es dos veces más frecuente entre las mujeres que en los hombres.

Los síntomas pueden ser leves o graves, según la persona. Las principales señales de alerta del colon irritable son dolor en el abdomen,  sensación de hinchazón, gases o cólicos. Las personas con este síndrome suelen alternar entre estreñimiento y diarrea, o tienen uno u otro en la mayor parte.

Las personas que sufren diarreas suelen tener ganas de ir al baño de manera incontrolada, y sus heces son sueltas y acuosas. Por el contrario, los que padecen estreñimiento tendrán gran dificultad para defecar y cuando lo logran suelen sentir cólicos y dolor.

En algunos casos, los síntomas pueden empeorar durante unas semanas o por el término de un mes y, luego, disminuyen durante algún tiempo. Para otras personas, los síntomas se mantienen durante más tiempo y tendrán que buscar una consulta médica.

Se suele indicar un cambio de dieta, evitando comidas pesadas, alimentos grasosos o irritantes y, por el contrario, apostando por una alimentación sana, con mayor consumo de fibra (aunque dependerá de si se presenta estreñimiento o diarrea). También existen fármacos indicados que, llegado el momento, recetará el profesional.

Anímate y déjanos tu comentario