Salmonela: recomendaciones para evitarla

Salmonela evitarla

Leemos en medios especializados en medicina los muchos casos que se producen anualmente de infección de salmonela, algo que preocupa a las autoridades médicas. Aunque todavía quedan unas semanas, estadísticamente dentro de poco se producirá el punto de inflexión en el cual comenzarán los contagios. Las estadísticas más recientes, las de la CDC (Centers for Disease Control and Prevention), hablan de cómo anualmente hay casi 20 mil personas que terminan visitando el hospital debido a la salmonelosis. Por ello es importante que sepamos qué debemos hacer para evitar esta infección y así ahorrarnos problemas de salud. No os perdáis detalle, porque son pequeños detalles que no resulta complicado realizar, pero que nos evitarán grandes males.

Salmonela, síntomas de la infección

Nuestro intestino estará mucho más sano si evitamos la salmonela por todos los medios posibles. No sufriremos dolor, ni consecuencias negativas como una deshidratación constante. Aquí el problema principal se encuentra en saber diferenciar una infección por salmonela de un problema intestinal que no sea tan grave. Por eso hay que estar muy atentos y ante cualquier tipo de duda visitar al médico de cabecera o urgencias con el objetivo de recibir una atención personalizada que nos haga una revisión completa.

Lo primero es revisar los síntomas. ¿Tenemos alguno de los que se vinculan de forma natural con la salmonela? Uno de ellos es la fiebre, además de las nauseas, la diarrea, los vómitos o los calambres. Estos síntomas solemos tenerlos en nuestra vida diaria de vez en cuando dependiendo de distintos factores, así que no nos alarmemos si solo hemos tenido un poco de fiebre. Es posible que no se deba a un problema de salmonelosis, sino que tengamos unas décimas por sea el motivo que sea.

Para que estemos cubiertos una de las cosas que mejor podemos hacer en la comodidad de nuestra casa es mantener una dosis de hidratación adecuada. Si bebemos suficiente agua evitaremos problemas añadidos y conseguiremos que la presencia de los síntomas se vaya diluyendo a medida que pasen los días. De todas formas, la salmonelosis es bastante tramposa, así que no hay que fiarse de ella y siempre estar alerta.

Salmonela carne cruda

¿Cómo podemos evitar contagiarnos?

Si fuera por nosotros nunca nos infectaríamos con una bacteria como esta. Dejaríamos la salmonela al margen y la apartaríamos totalmente de nuestra vida. Sería bonito y sencillo a partes iguales. Desgraciadamente, no existe una forma de decir “no me voy a infectar”. Lo único que podemos hacer es intentar poner todo de nuestra parte para que finalmente sea una infección que mantengamos muy lejos. Y para ello hay que tomar algunos hábitos sanos. Por ejemplo, lavarnos las manos de forma frecuente.

El lavado de manos puede parecer algo muy simple, pero acaba teniendo una mayor relevancia de lo que podamos llegar a creer. Por eso nos tenemos que lavar las manos cuando hayamos ido al baño, cuando estemos cocinando carne cruda o si estamos cambiando los pañales a un niño. Como podéis ver, el lavado de manos tiene que ser frecuente para evitar problemas de salud, tanto salmonela como otras afecciones. Otras de las situaciones más frecuentes en las que se recomienda es cuando limpiamos las cacas de nuestras mascotas o cuando tocamos animales que encontramos por la calle (que dependerá de vuestra ciudad, pero pueden ser desde gatos hasta pájaros o incluso reptiles).

Otros buenos consejos

También es bueno que evitemos comer cosas que no tienen un buen olor, porque ya se sabe que es muy posible que no estén buenas, y que si hablamos de conservas desconfiemos de aquellas que tienen algún tipo de rotura o que hayan sufrido golpes apreciables. Para cocinar es bueno que separemos aquellos alimentos que están crudos y los que ya se han cocinado, tanto en el momento o por adelantado. Todo lo que vayamos a cocinar tiene que pasar por el grifo, incluso si hemos comprado una de esas bolsas de lechuga que teóricamente ya vienen lavadas. Nunca hay que confiar en esos lavados “de fábrica” que no sabremos cómo se habrán realizado. Lo mismo aplicaríamos a las frutas y otros vegetales.

Si vamos a cocinar carne cruda es importante que lo hagamos vigilando las temperaturas de preparación, dado que se pueden evitar muchos riesgos con la salmonela. Y si sobra algún alimento, ya sabemos cómo debemos almacenarlo, asegurándonos de que la temperatura es la adecuada. Todo ello conseguirá que estemos más cerca de evitar infecciones, de no sufrir el contacto con la salmonela que tanto nos preocupa y que cada vez se registra en más casos. Os recomendamos que tengáis mucha precaución en este aspecto, que os lavéis las manos de forma habitual y que habléis con vuestras personas cercanas, como la familia y los amigos, para que también tengan el mismo tipo de cuidado en su día a día. Así es posible que consigamos que la salmonela este final de año no vuelva a causar estragos entre las personas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz