Running para embarazadas, recomendaciones

Running en embarazadas

Realizar actividades deportivas como el running para embarazadas es muy sano para nuestro organismo. Nos sentiremos mejor por fuera y por dentro y además es muy beneficioso, puesto que es una técnica natural para combatir el estrés, salir de la rutina o desconectar por un rato. Todo son ventajas. Hace tiempo los hombres solían practicar más deporte que las mujeres, sin embargo esto ha cambiado y ahora nosotras también realizamos ejercicio físico de forma diaria.

El problema llega cuando nos quedamos embarazadas. La creencia de que el deporte es malo si nos encontramos en este estado es un auténtico error. Si bien es cierto que debemos pausar la actividad, no tenemos porqué eliminarla por completo. Entonces nos hacemos una pregunta ¿podemos correr estando embarazadas? Por supuesto que sí, es más es muy saludable que las mujeres en estado de gestación hagan ejercicio, tan solo habrá que seguir algunos consejos para obtener los mejores beneficios y no dañar al bebé.

Running para embarazadas, una gran actividad

Si siempre te ha gustado el running no importa si te has quedado embarazada, podrás seguir saliendo a correr cuando quieras. Es cierto que hay que tener en cuenta que correr es un ejercicio en el que nos exponemos a un esfuerzo medio-alto, de una intensidad considerable, así que si esperas un bebé lo que tienes que hacer es bajar un poco esa intensidad. Corre de manera más suave y si es necesario modifica tus hábitos y ponte a caminar deprisa.

Recuerda que durante el embarazo nuestro cuerpo no se encuentra igual, sufrimos más molestias en la espalda o en las rodillas y las lesiones pueden aparecer con mayor facilidad. De ahí la importancia de un buen calentamiento y de moderar el ritmo de tu carrera. En cualquier caso, si te notas más fatigada o no estás demasiado acostumbrada a correr no te centres solo en esta actividad. Hay muchas otras más pausadas que igualmente te ayudarán a mantenerte en forma y en las cuales no te sobrecargarás tanto. Algunas de las más recomendadas por los especialistas son andar, hacer pilates o la natación.

Aún así, si prefieres seguir corriendo la actividad debe ser más moderada. Normalmente realizamos el running para perder peso, ganar musculatura o tonificar. Esto es genial, pero si estás embarazada olvídate de esta idea, no te metas demasiada “caña” y simplemente realiza esta actividad como una técnica de mantenimiento. No te excedas en el esfuerzo ni tampoco en la velocidad, ahora tu cuerpo es más pesado y te costará más. Por eso tómatelo con tranquilidad y ve a tu ritmo. A partir del tercer trimestre de tu embarazo debes disminuir la intensidad aún más, puesto que te encuentras en un estado bastante avanzado. Lo recomendable es que pares de correr y estos últimos meses te dediques a andar o pasear.

Consejos para correr

Al correr siempre nos fijamos un objetivo. Por ejemplo nos proponemos recorrer tantos kilómetros o perder x cantidad de calorías. Ahora nuestra meta será otra. No podemos dejar de consumir ciertos alimentos al estar embarazadas, tampoco es bueno que nos fijemos un objetivo en kilómetros puesto que nuestro cuerpo no nos va a responder igual. Lo ideal es que pienses en correr por minutos y a medida que tu embarazo avance disminuye el tiempo que vas a estar corriendo. Por cierto, es fundamental que utilices un aparato para controlar el ritmo cardíaco.

deporte para embarazadas

En el caso de que correr ya te cueste más y te sientas más fatigada o cansada al finalizar el ejercicio no obligues a tu cuerpo a seguir exponiéndose a este esfuerzo. Tómate más días de descanso si lo necesitas y realiza ejercicios más suaves. Consulta a tu médico qué actividades puedes llevar a cabo para no cansarte tanto, pero que a la vez puedas mantenerte en forma. En el momento en que notes alguna de estas cosas, acude a un profesional para aconsejarte, principalmente en los primeros meses de gestación, puesto que es el tiempo en el cual existe una mayor probabilidad de riesgo de aborto y este puede provocarse por un sobre esfuerzo o una lesión repentina.

Otras buenas recomendaciones

Ni se te ocurra salir a correr en épocas de mucho calor. Esto no es recomendable para nadie, pero si estás embarazada mucho menos. Sudar en exceso no es bueno para el bebé y puede además provocarte estrés que alterará tu cuerpo y lo transmitirás directamente al feto. Por este motivo los médicos prohíben que las embarazadas acudan a jacuzzis o saunas. De igual modo, el agua nunca puede faltarte hagas ejercicio o no. Pero en el caso afirmativo hidrata tu cuerpo constantemente aunque a veces no tengas ni sed.

Por último, intenta evitar los movimientos bruscos y realizar running en terrenos irregulares. A medida que nuestro embarazo avanza la barriga va creciendo y nos debilita el equilibrio. No estamos acostumbradas a este peso adicional y podemos sufrir más caídas. Además, si empiezas a notar calambres alrededor del vientre frena la actividad enseguida. Ya lo sabes, estar embarazada no implica no poder hacer deporte o correr al aire libre, porque es muy saludable. Pero siempre ten en cuenta que tu cuerpo durante unos meses no va a ser el mismo y experimentarás cambios de forma muy rápida. Si te gusta el running para embarazadas sigue los consejos que te hemos proporcionado y disfrutarás mucho de esta actividad.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz