Risoterapia: los beneficios terapéuticos de reír

Risoterapia: los beneficios terapéuticos de reír 1

La risa es buena para la salud, y no sólo en lo anímico sino también a nivel físico: de aquí que exista la risoterapia, ya que sus beneficios son fisiológicos y es una herramienta más que natural y al alcance de todos para mejorar, y desde varios aspectos.

Como bien explican los especialistas, la terapia de la risa incluye una serie de dinámicas vivenciales en las que se combinan movimiento, juegos y técnicas de varias disciplinas, que van desde la meditación activa y la musicoterapia hasta el baile libre, entre otras.

Es un proceso terapéutico y de crecimiento personal“, aseguró al respecto Irene Fernández Megina, fundadora y directora de la Escuela de Risoterapia de Madrid. “En 20 segundos de carcajada sana, se realiza la misma cantidad de ejercicio aeróbico que remando durante 3 minutos“, graficó la especialista.

Principales beneficios fisiológicos

-La risa moviliza la columna vertebral, lo que ayuda a reducir las molestias en esta zona, al tiempo que alivia el estrés.

-Fomenta la secreción de la serotonina, dopamina, adrenalina y endorfinas, conocidas como “hormonas de la felicidad” por incrementar la sensación de bienestar general.

-Mejora la tensión arterial, lo que también beneficia al corazón.

-Al reír se “ejercitan” también los pulmones, y se consigue el doble de oxígeno para el organismo.

El método

La risa, en la terapia, se utiliza como una herramienta más y no como un fin en si mismo ya que facilita entrar en terrenos más profundos sin la resistencia que se podría dar en otros contextos terapéuticos. Según señaló Fernández Megino, no se intenta provocar la risa desde el exterior -como en el caso del humor- sino que se busca conseguir un estado de felicidad que facilite la risa, en el que se ríe para estar bien.

Se trabaja sobre los sentidos para estar más atento y focalizado al disfrute: para ello se aplican técnicas de la psicología positivista que se centran en las habilidades que comparten las personas que están realmente felices. Así, en los talleres se entrenan los estados de felicidad y optimismo a través de dinámicas de grupo y juegos, explicaron los especialistas.

Megino distinguió entre dos tipos de risa: la risa de descarga y la risa relajada. En la primera se ríe de lo que por lo general no nos permitimos: el poder, el dinero, el sexo y aquello que nos puede hacer parecer o sentir tontos. La risa relajada es la más cercana a la felicidad, es una risa extensa y no es tan sonora, en ocasiones es “como un suspiro“.

También se trabaja sobre la risa interior a través de la meditación o técnicas psicológicas como los denominados ‘anclajes’ a través de los que se generan compromisos personales con uno mismo. Según señala la terapeuta, la mayoría de personas sitúa su ‘yo esencial’ en el corazón, de ahí que se practique la sonrisa al corazón para estar a la escucha de nuestros intereses reales.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz