Revisión: los niños siguen carentes de vitamina D

Revisión: los niños siguen carentes de vitamina D 1

La vitamina D es uno de los nutrientes esenciales para el organismo: con múltiples funciones, su acción va desde la contribución al desarrollo y mantenimiento del los músculos y huesos, hasta la prevención de enfermedades, como las cardiovasculares, algunos cánceres e infecciones.

La principal fuente de vitamina D es el consumo de ciertos alimentos y la exposición solar que la sintetiza. Más allá de su importancia, otra vez expertos internacionales advierten sobre un consumo inferior al recomendado, sobre todo, en la población infantil.

Según los últimos datos del Comité de Nutrición (CoN) de la ESPGHAN (European Society for Pediatric Gastroenterology Hepatology and Nutrition), los niños del mundo, en promedio, tienen bajos niveles de vitamina D. Ante esta realidad, los expertos han recordado una serie de consejos para prevenir la carencia de este nutriente.

Durante el primer año de vida será necesario que los pequeños tomen un suplemento oral de 400 unidades internacionales (UI) de vitamina D, y se les permita estar a la luz del día al menos de 10 a 30 minutos al día.

No obstante, y según la revisión publicada en el Journal of Pediatric, Gastroenterology and Nutrition, si bien entre los europeos de 2 a 18 años también habría niveles de vitamina D menores a lo saludables, todavía no se habría demostrado la necesidad de administrarles suplementos de forma generalizada.

El rol de la vitamina D en salud

La vitamina D es un micronutriente esencial para la vida. Entre sus acciones destaca la de regular el metabolismo del calcio y del fósforo, por lo que contribuye a la mineralización ósea. Por eso, un déficit en las etapas de desarrollo puede provocar raquitismo y osteomalacia. También, su carencia en la edad adulta puede favorecer la osteoporosis, debilidad muscular y predisponer a las fracturas.

En el sistema cardiovascular también tiene un papel fundamental: las últimas investigaciones al respecto, realizadas en el Intermountain Medical Center de Murray, en Utah (EE.UU.), indicaron que una mínima deficiencia en los niveles de vitamina D desencadena diferencias en la casuística de infartos, ictus, insuficiencia cardiaca o muerte; es decir, su carencia se vincula de manera directa con trastornos cardiovasculares y, eventualmente, con la muerte.

De la misma manera, se ha podido demostrar que actúa como mecanismo de defensa: tener niveles adecuados ayuda a combatir los procesos infecciosos, como la gripe, y a los fumadores, a ser menos propensos a sufrir enfermedades pulmonares crónicas.

También las investigaciones sustentan que tener niveles apropiados de vitamina D contribuye a la cicatrización de las heridas y previene el desarrollo de algunos tipos de cáncer, como el de colon, de próstata y mama, el cáncer que más afecta a las mujeres.

Recuerda: los requerimientos diarios de vitamina D son entre 400 y 600 UI, aunque las embarazadas necesitan hasta 500 UI y los niños prematuros, hasta 1.000 UI al día.

Sin embargo, no olvides que esta vitamina se almacena en los tejidos grasos y precisa de la acción de los rayos del sol para incorporarse a la circulación sanguínea.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz