Relájate con un simple baño de inmersión

baño de inmersión en casa

¿Has oído el término baño de inmersión? Es una de esas cosas que se han puesto de moda durante los últimos años y que ha llegado a convertirse en una de las terapias favoritas de famosas y gurús del mundo de la salud. Nosotros siempre habíamos escuchado el término con cierto recelo, porque ya sabéis que hay muchos entendidos en cuanto a métodos de relajación que en realidad no entienden bien cómo nos tenemos que relajar las personas. Pero cuando hemos disfrutado de uno de estos baños hemos descubierto dos cosas. La primera: que no son algo tan novedoso, porque muchos de nosotros los llevamos haciendo desde años atrás sin saber que había que llamarlos de esta manera. La segunda: que indudablemente son efectivos y que todo el mundo debería disfrutar de una inmersión en la bañera de vez en cuando. ¿Pero queréis saber cómo se prepara?

Baño de inmersión, el ambiente

El ambiente representa al menos el 40% de la importancia que ponemos en la preparación del baño. Nos tenemos que asegurar de que todo en nuestra casa, o al menos en el baño, está dirigido a que nos sintamos relajados al máximo. Eso implica hacer algunos sacrificios. Uno de ellos es silenciar el teléfono. Sabemos que es duro y que normalmente no lo hacemos por ninguno de los motivos. ¿Pero pensáis que se terminará el mundo si silenciáis el móvil durante una hora? Lo más probable es que solo os perdáis una llamada de vuestra madre, que se pondrá en contacto con vosotros para que le expliquéis por octava vez como abrir un archivo .PDF.

Así que silenciamos el móvil. Antes de hacerlo, para quedaros más relajados, os invitamos a que le mandéis un WhatsApp a vuestra pareja para decirle lo que vais a hacer y que así no se preocupe si no respondéis al teléfono. Eso nos ayudará a no pensar en eso y a concentrarnos en la relajación. Después de silenciar el móvil nos aseguramos de que el teléfono fijo, si todavía lo tenéis (porque cada vez lo quitamos más personas) está descolgado. Eso impedirá que os llame cualquier persona para que cambiéis vuestra tarifa del móvil (prácticamente no llama nadie más a estas alturas de la vida).

Ahora ponerle algo de comer a vuestra mascota y cambiadle el agua, porque no querréis que os moleste. Tanto si es un perro como un gato, siempre encuentran la manera de interrumpirnos en el mejor momento. Con eso ya estaremos en el baño y nos iremos preparando. A continuación enciende unas velas de algún olor delicado y agradable, como lavanda. No pongáis más de dos velas y que sea en sitios donde no las tengáis delante. No querremos molestarnos con el calor que desprenden. Antes de continuar nos aseguramos de buscar algo de música relajante con el tablet (o de cualquier forma dependiendo de lo que tengáis a mano). Hay personas que agradecen la música, pero a nosotros nos gustan más los sonidos ambiente del bosque, con el sonido de los pájaros y las cascadas de agua. Eso os relajará mucho más.

baño de inmersión y bañera

Preparando el agua

Llena de agua la bañera hasta más o menos la mitad. Necesitaremos tener espacio para meternos luego y no queremos que llenos el baño de agua si se sale. En el agua tendremos que poner dos cosas que serán fundamentales y que forman la receta de lo que consideramos este baño relajante. Una de estas dos cosas es sal marina. Podemos poner una taza, sin escatimar en ello, porque no es como si estuviéramos cocinando unos macarrones. Además, también tenemos que poner un poquito de aceite esencial del olor que más nos guste. Si habéis puesto las velas de un olor es recomendable que busquéis uno que le pegue para que hagan una buena combinación. La lavanda es muy utilizada, pero si las velas ya son de este olor quizá os saturéis.

Como imaginamos que os haréis varios baños, es bueno que probéis combinaciones. Una vez lo hayamos puesto todo solo nos tenemos que meter dentro de la bañera y desconectar. Liberemos la mente de cualquier tipo de pensamiento y relajémonos de la mejor manera posible. Prestemos atención a los sonidos ambiente y al olor de las velas. Mientras nosotros nos estamos relajando la sal marina que hemos puesto se ocupará del trabajo duro. Lo que hará la sal será desintoxicar nuestra piel de una forma totalmente natural. La sal actuará para que las impurezas que tengamos en ese momento en la piel sean eliminadas y desaparezcan.

Os invitamos a quedaros un rato en el agua y a sentir cómo la sal os va relajando cada vez más. Es mejor que lo hagáis un día que no tengáis prisa ni que estéis pensando en otras cosas. Os dejará tan relajados que comenzaréis a ser dependientes de este baño de inmersión. Nosotros los disfrutamos desde tiempo atrás y tenemos que reconocer que es normal que se hayan convertido en una moda.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz