Refrescos y sueño, un estudio nos dice cómo nos afectan al dormir

Refrescos de colores

Los refrescos forman parte de nuestra vida de una manera u otra. Algunas personas los consumen de forma más habitual, mientras que para otras es un mero capricho del que disfrutar socialmente o en momentos puntuales cuando se sale de casa. Sea cual sea nuestro caso quizá tengamos que volver a pensar en si estas bebidas nos están afectando de una manera más allá de lo que imaginamos, dado que estudios recientes los vinculan con aquellas personas que duermen mucho menos de lo que está recomendado. Y también pueden aumentar las posibilidades de sufrir algunos problemas de salud tal y como mencionaremos en las próximas líneas.

Refrescos, los datos

¿Sabes que si no duermes suficiente quizá sea culpa de los refrescos? Pues eso es lo que viene a contar un estudio que ha llevado a cabo un grupo de investigadores en Norte América. Llegan a la conclusión de que una gran cantidad de personas de las que solo duermen unas cinco horas cada noche encuentran la justificación en que beben demasiadas de estas bebidas. Se trata, por lo tanto, de un problema.

La revista científica Sleep Health, que se especializa en todo lo relacionado con el sueño y los hábitos de cómo dormimos, habla de la importancia que tiene el azúcar para descansar. Y ahora mismo las estadísticas son claras: la mayor cantidad de azúcar añadida que se introduce en el organismo de los ciudadanos es debido a las bebidas azucaradas. Todo ello tiene inconvenientes añadidos más allá de no permitirnos descansar lo suficiente. Por ejemplo, al beber demasiado azúcar lo que estamos haciendo es aumentar las posibilidades de que suframos problemas de salud relacionados con la diabetes o el corazón. También nos estamos arriesgando a que nuestros niveles de obesidad aumenten, lo que resulta drástico en algunos casos, sobre todo en la sociedad estadounidense, que depende en gran medida de estas bebidas a lo largo del día.

Un estudio que deja muchas cosas claras

En la investigación han participado 19 mil personas adultas y un 13% de ellas solo duermen como máximo cinco horas cada noche. También se descubre que estas personas, el 13%, tenían una ingesta diaria de un 21% más de bebidas con azúcar que el resto de los voluntarios que participaron en el estudio. El resto, los que bebían menos refrescos, alcanzaban unos niveles de descanso por noche establecidos entre un mínimo de siete y ocho horas, una cifra mucho más lógica dentro de lo que está recomendado por las autoridades sanitarias.

Refrescos de cola

¿Son todos los refrescos malos?

Ay, amigos, ahí es donde se encuentra el secreto. Como podíais imaginar, los refrescos que se ponen en entredicho son aquellos que disponen de dos elementos: cafeína y azúcar. Desde el estudio remarcan que aquellas bebidas que no tengan azúcar, las que son light y están dirigidas a personas que quieren hacer dieta (entre otras cosas), no tienen que ser un problema para todo lo que estamos comentando hoy. Es cierto que la cafeína está presente en ambas versiones y que esta sustancia es la que afecta de una manera negativa a la forma en la que dormimos, pero el azúcar también tiene una gran carga de responsabilidad. No olvidemos que el papel de la cafeína se encuentra en conseguir bloquear cierto compuesto químico que todos tenemos en nuestro cerebro y que se ocupa de que nos lleguemos a sentir cansados para que dejemos lo que estamos haciendo y vayamos a dormir. Esto se aplica en las bebidas light y en las normales de igual manera.

Pero si bebemos refrescos con azúcar estamos complicando aún más la situación, porque el azúcar lo que hace es que tengamos más problemas para dormir. Así que si le añadimos a la cafeína el aporte del azúcar lo que ocurrirá es que tendremos dentro de nosotros una bomba relojería preparada para que no podamos dormir. Eso sí, concluyen desde el estudio que dormir mal o la falta de sueño no se puede atribuir solo a este factor y que puede haber muchos otros, siendo este uno que quizá no ocupe un porcentaje de responsabilidad demasiado elevado. Por lo tanto, como aseguran, por mucho que dejemos de beber refrescos azucarados no quiere decir que vayamos a dormir mejor. No es una mala idea, pero no tiene porqué ser una solución.

¿Y tú cuánto duermes?

Los resultados del estudio son bastante significativos y reales, porque aunque se dice mucho lo de “tienes que dormir 8 horas al día”, pocas personas lo hacen. Un 23% de los encuestados sobre los refrescos dicen que duermen seis horas cada noche, un 57% aumenta la cifra hasta las siete y las ocho horas, pero solo un 8% asegura que duermen como mínimo nueve horas. En la actualidad siempre se recomienda que durmamos un poco más de lo habitual, dado que seguro que no estamos durmiendo lo suficiente. Pero con ocho horas deberíamos tener de sobra. Al fin y al cabo, dormir demasiado tampoco es bueno.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz